Ir al contenido principal

El #CORONAVIRUS ha penetrado mi #GRINDR

Por Juan Cruz Pando | Para que lo voy a negar cuando llegue a Buenos Aires desde Córdoba era bastante tímido e iba por la gran ciudad descubriendo todas las cosas que la gran urbe ofrece con una sola mochila, y dentro todo mi recato. Luego de eso la cosa fue cediendo y ultimamente he tenido muchas experiencias.
Uno de mis amigos más cercanos es un científico que anticipó el desarrollo del coronavirus en Argentina, trazando un plazo de aproximadamente una semana, hizo unas métricas para el Ministerio de Salud, (es virólogo) por lo que luego de escucharlo me encerré en mi departamento en Recoleta. Recoleta es un barrio en donde cuando uno abre el Grindr estalla. No lo he dejado de revisar. Aunque resueltamente no estoy tratando de levantar a extraños en este momento, es bueno ver qué hay extraños que están tratando de levantarme, ¡si tengo algunos problemitas de autoestima! Hay veces que dejo la app abierta como si fuera una ventanita para que entre aire, nada más. En realidad, ha sido más fácil abandonar el sexo que excluir por completo el mundo sombrío de la aspereza ambiental que se cierne sobre mi vida en todo momento en circunstancias normales.

He tratado de aprovechar cualquier atención que reciba hacia el bien mayor. Es cierto que soy controlador, moralista y neurótico, por lo que esto me ha servido bien. El viernes, un habitual mío me dijo que se sentía "🐷🐷🐷" y me preguntó si quería "divertirme y divertirme". Respondí: "Aislamiento para frenar la propagación de la pandemia". Cuando me informó que él mismo no tenía el coronavirus, le expliqué el distanciamiento social y le insté a que lo tomara en serio.
"Sí, pero si escuchas las noticias que son tu problema", respondió, y agregó: "Sos tan crédulo". Tiré mi teléfono al otro lado de la habitación.
Otras interacciones han sido menos adversas. Tuve un intercambio agradable con una modelo trans de Instagram que había convertido todo su perfil en un PSA de coronavirus, e incluso le envió algunos de mis cuadros de enfermedades favoritas. Otra persona que me llamó "un verdadero héroe" por quedarme en casa definitivamente no estaba siendo sarcástica. Cuando le dije a un caballero maduro, alias "Daddy Hosts", que "no estaba realmente con la mentalidad de Grindr en este momento", escribió: "Sentía que todo el mundo daba miedo y estaba agitado, así que quería compañía".
No tanto sexo como salir con alguien, no sé cuál es mejor ".

Un amigo de la universidad, un flaco de unos 20 años en perfecto estado de salud, había sido puesto en un respirador y se estaba haciendo la prueba del virus. He ordenado esta anécdota aterradora en toda su extensión, en Grindr y en otros lugares. El término respirador en particular parece poner el temor de Dios en todos. En palabras de un hombre muy atractivo que convencí de no tener sexo conmigo, el virus está "loco" y "tienes que respetarlo".
El tono de estas conversaciones ha sido un indicador bastante sorprendente de nuestras cambiantes normas y estados de ánimo. El miércoles, tuve algunas peleas. El jueves no tuve peleas. Hoy, las únicas personas en línea eran sociópatas. Ejemplo:

El: Holis

Yo: autoaislado para frenar la propagación de la pandemia y dar a los hospitales la oportunidad

Yo: vos?

El: mismo

Yo: ✊✊

Él: Pero hice mi parte por el día ahora buscando diversión

Yo: flaco, quédate en casa

Yo: tengo un amigo de 27 años en un respirador

Él: no soy él

Mientras continuamos charlando, él seguía diciendo: "Mis acciones son mías". Miré su Instagram y me di cuenta de que esencialmente estaba tratando el coronavirus como si fuera una ITS


Para algunos hombres gays, debido a la epidemia del HIV, es una cuestión de principio no asociar el sexo con el miedo.

Evitamos enfermedades catastróficas, estigmatizantes y enfatizamos que todos tienen derecho al placer.

Ese marco no se aplica al coronavirus. Hay nula presencia de representantes de la comunidad gay que hablen sobre la muy delgada analogía del SIDA. Y por ahi me dijeron de organizadores de fiestas sexuales muy conocidas que seguían invitando hasta la semana pasada, antes de la salida del decreto para la realización de las mismas Soy consciente de un organizador que finalmente cedió, pero al menos una de las partes parece haber avanzado, con una política de "todo menos besos". Aunque eso no sirva para nada. 

En este momento, a dos días del autoaislamiento generalizado, mi Grindr está benditamente tranquilo. Como es un sismómetro social tan sensible, continuaré monitoreándolo.

Espero que llegue un momento en que vea algunos temblores, alguna indicación de que nuevamente nos sentimos lo suficientemente seguros como para rodar con extraños. Y creo que, si llega, esa primera orgía posterior al virus será genial!!

Comentarios

Lucas dijo…
Totalmente de acuerdo Juan! Yo lo desinstale para no verme tentado, ni siquiera para mirar!! NADA hasta que la cosa se calme, igualmente parece que la cosa va a empeorar asi que lo saqué del telefono y estoy a paja y agua! Excelente nota!
Anónimo dijo…
Con el nivel de conciencia que tiene la gente que visita esta app y todas otras creo que habría que cerrarlas por un tiempo. Hoy le tuve que poner a un tipo que nun había podido coger a dos metros de distancia!

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…