Ir al contenido principal

Diego Barros un influencer de enVERGADURA.. Montó su imagen dentro delas redes en torno a su bulto.


Una cosa tenemos que reconocer… ¡Nos encanta Instagram! No sólo podemos encontrar consejos de moda, ejercicios para el gimnasio o incluso recetas healthy, también encontramos chongazos en Instagram como Robbie Z. Cowall y como el protagonista de nuestro artículo de hoy, Diego Barros. ¿Lo conoces? Lo más arriesgado que vas a encontrar en su Insta es la foto que te mostramos abajo, por eso para el resto de la nota nos abocaremos a su Twitter, que es donde está lo mejor para verlo a calzón quitado! 

Pero sin dudas, el mejor lugar para verlo en bolas mostrando al viento su entrepierna es Twitter, porque todos sabemos que Instagram al estar bajo el manto de Facebook es bastante pacato.
Pacato para un hombre como Diego Barros al que le gusta mostrarse como Dios lo trajo al mundo si por ejemplo está mirando un partido de Fútbol, y se ve que se excita haciéndolo, o por lo menos así lo demuestra su enorme pene.

Cuando Diego entrena deja todo por la camiseta, y lo muestra! (Lo muestra todo) en pos de su marca de la que es la cara Coconut y hasta le dice a sus seguidores:
🤩El verano está aquí chicos, es momento de agarrar tus increíbles camisetas sin mangas de coco. El rojo y el blanco están a la venta (consiga una camiseta sin mangas y reciba un VÍDEO exclusivo (recuerde que la pantalla grabó el pago y me envió un mensaje aquí)
Código de descuento Discount (y hasta ofrece CÓDIGO  de descuento!! Es un amor!!

Seguramente te quedaras horas mirándolo correr, porque es un fuego todo lo que levanta! Muchas veces Diego se hace preguntas que no puede contestar, entonces participa a sus seguidores para que digan cual foto es la que prefieren...


Pero también le ocurre si está haciendo un zafarí fotográfico por las varias ciudades que visita por su trabajo, es capaz de mostrarnos su pene arriba de un avión, o contestarle a un fan con una sorprendente erección. Lo que se dice un verdadero exhibicionista que lo disfruta...



Diego Barros es un bailarín brasileño residente en Londres que se encarga de subir las temperaturas en las redes sociales gracias a sus fotos y vídeos en Instagram. Cómo quien no quiere la cosa, el joven sube vídeos o fotos comiendo, entrenando, donde podes ver como su verga flota en cámara lenta debajo de su short, mientras corre, o simplemente posando en las que nos deja ver un gran atributo entre sus piernas.



Selfies que consiguen tener un verdadero protagonista, y no hablamos de Diego, que han hecho que este brasileño coseche ya la friolera cifra de 200.000 seguidores, que disfrutan de su gran poderío a diario. Mirá como agradecía esa cifra hace pocos días... 
¿Quién va a comenzar a seguirlo a partir de ... ya?

Diego Barros desnudo

Diego Barros desnudo

Diego Barros desnudo

Diego Barros desnudo

Diego Barros desnudo

Diego Barros desnudo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Kirill Dowidoff totalmente desnudo, #FOTOS Las importantes medidas que lo hacen un grande

Tenemos la sensación de que verás mucho más de Kirill Dowidoff, aunque después de mirar estas fotos, hay muy poco de este semental ruso realmente oculto. Quien haya hablado con el modelo de 26 años, notará la delicada comprensión del inglés es casi que es tan entrañable como su ridículo cuerpo. Pero te dejaremos decidir.


Si quieres ver más de él te dejamos el enlace a un Instagram creado por sus fans y también las mejores imágenes que nos han provocado una poderosa erección.

¿Cuánto tiempo llevas modelando?

Kirill : Empecé a trabajar como modelo hace seis años



¿Cuál es tu comida favorita?

Kirill : Viajo mucho. Me gusta la buena comida sabrosa, potente. Se me le da preferencia a la carne y los mariscos, pero en general me gusta la comida rusa.



¿Cuál es la experiencia de modelado más extraña que hayas tenido?

Kirill : La experiencia más interesante en modelaje que he tenido es segura: cuando grabamos con los animales para ES Collection, el tigre era como un gato, tan dulce y gentil, pero no e…

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…