Page Nav

HIDE

Hide

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Sidebar

Dambiente es un magazine orientado a temas LGTTB que publica diariamente, con una gran variedad de autores y temáticas, definido en una palabra: INDEPENDENCIA

Top Ad

//

Últimos post

latest

Trabajar el miedo versus Cien años de Soledad

Por Mariano Lelez | El miedo mata el deseo, o quizás en muchos lo estimule, porque el cerebro es el órgano sexual por excelencia. Sin ...


Por Mariano Lelez | El miedo mata el deseo, o quizás en muchos lo estimule, porque el cerebro es el órgano sexual por excelencia. Sin embargo si el deseo muere, aunque sea por un tiempo, se acaba la vida.



Cuando  creímos erróneamente que el  HIV tenía más probabilidad de contraerse teniendo múltiples parejas, el levante ocasional de entonces disminuyó.
El riesgo de adquirir cualquier ETS se acrecienta cuando solamente no se toman las medidas de prevención.  
Solo una persona que sea transmisora, sin cuidarnos,  basta para hacernos receptores de un virus, aunque con todas las otras personas hayamos tomado precauciones. 
Respecto del Covid-19,  si los convivientes  recurren al aislamiento, y al salir cumplen con la protección, distanciamiento social y medidas de higiene recomendadas, el riesgo disminuye  a su mínima expresión.

¿Es posible estando solteros y viviendo solos  no privarse, quizás desde siempre y para siempre (como dice García Márquez en su final), de compartir las delicias de otro cuerpo con sus gestos y sus sonidos  no mediatizados por la cámara web, sus excitantes olores, y sus temperaturas?

Recurro al desde siempre y para siempre  porque hace 39 años que el HIV  está entre nosotros sin encontrarse vacuna, y porque algunos futurólogos  auguran una pandemia tras otra de aquí en adelante, con las mismas características de necesidad de aislamiento (acaso más) frente al Covid-19.
Si lo  anónimo, ocasional, casual  y solo para una vez,  estuvo vedado hasta saberse las vías de transmisión del HIV, hoy lo estaría porque se conocen a priori las vías de contagio del Covid-19.
El individuo LGTB, quizás una vez más, esté condenado únicamente al autoerotismo que, podría consolar a muchos,  y  a otros desesperar.

  • ¿Podría  este panorama relegar la cultura Cruising a solo un recuerdo?
  • ¿Será besarse parte del pasado?
  • ¿Podría pensarse que sin “preservativo” ni vacuna contra el coronavirus se instalara culturalmente el principio de calidad versus cantidad?
  • ¿Aparecerá  otro Bugchasing  ante la supuesta inmunización que propondría el contagio del coronavirus no cursado hacia la muerte  o,  un correlato del Barebacking (en este caso sexo sin barbijo) como nuevas conductas excitantes por transgresoras?
  • ¿Será la panacea de activos  altos con tapaboca  lavándose con agua y jabón entre mamada y mamada, para que pasivos  arrodillados a metro y medio pasen y chupen?
  • ¿Acaso será el auge de Glory Holes  embadurnados con  alcohol por donde sin otro contacto los ávidos de ser penetrados asomen el culo?            




Muchos apostarán a que el tiempo pase hasta la vacuna, y, parafraseando a García Márquez, quizás  No tengan una segunda oportunidad sobre la tierra.
 Posiblemente los necesitados de  sexo sin apuro, intimo y completo en una cama con otro,  pretendiendo no contagiarse, deban trabajar su rechazo al compromiso  usando las Apps  con fines monogámicos de indispensable  fidelidad hoy,  en lugar de condenarse  a Cien años de Soledad donde la única piel que puedan disfrutar de aquí en adelante sea  la propia con su  mano y/o,  la piel sintética del dildo de última generación que salga al mercado. 




popads