Page Nav

HIDE

Hide

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Sidebar

Dambiente es un magazine orientado a temas LGTTB que publica diariamente, con una gran variedad de autores y temáticas, definido en una palabra: INDEPENDENCIA

Top Ad

//

Últimos post

latest

La triste realidad de los gemidos en la cama

Por Juan Cruz Pando | Si sos de esos que se prenden cuando sus parejas hacen gemidos en la cama, prepárate porque te tenemos una noticia d...

Por Juan Cruz Pando | Si sos de esos que se prenden cuando sus parejas hacen gemidos en la cama, prepárate porque te tenemos una noticia devastadora. Todo apunta a que la mayoría de esos gemidos son fingidos. Por supuesto, alguna vez habías escuchado aquella leyenda urbana de que solo las mujeres fingen los orgasmos, pero parece que los hombres también. Sos un magnífico amante, ¿cierto? Lamentamos decirte que la ciencia lo ha confirmado. 

Según un estudio hecho por laUniversidad de Central Lancashire, más del 25% de las mujeres gimen durante el sexo para manipular a sus parejas y hacerles creer que han llegado al orgasmo.
Los responsables de acabar con tu fantasía del dios del sexo son los investigadores de la Universidad de Central Lancashire, en Gran Bretaña. Estos científicos realizaron una encuesta a 71 hombres de entre 18 y 48 años para saber con qué frecuencia gemían y en qué punto del acto sexual lo hacían.

Las respuestas fueron bastante desalentadoras, pues cuatro de cada cinco aceptaron haber fingido que llegaban al orgasmo en la mitad de sus encuentros sexuales. Esto debido a que estaban aburridos, fatigados o tenían algún tipo de molestia. Y se las arreglaban muy bien para ocultar su erección, sobre todo en el caso de aquellos hombres bancadores a los que les gusta estar un rato larrrrrgo serruchando. Algunos de aquellos que estaban recibiendo manifestaron agotarse, aburrirse o sentirse doloridos y agotados...



Cabe aclarar que la investigación consideró que los gemidos, gritos, palabras como “sí” o “más”, así como dar instrucciones eran las técnicas más usadas para fingir el orgasmo.

De acuerdo con Gayle Brewer, responsable de la investigación, no se finge para manipular a sus parejas, sino que gimen o gritan para aumentar su autoestima, hacerles sentir atractivos y seguros de su desempeño sexual.

Seguramente, encontraras otro lado de la estadística. Sos de esos pocos caballeros que hacen gemir a sus parejas de placer y no por compromiso o lástima.



No hay comentarios.

Que tu mensaje sea respetuoso, de no serlo no será publicado...

popads