Ir al contenido principal

Etiquetas: con respecto al Bud sex y los bromosexuales

 

[avatar user="Martin Soria" align="right"]Martin[/avatar]
Estuve leyendo una nota sobre el Bud sex, algo que está muy de moda por estos días,  o lo que es lo mismo: sexo entre hombres heterosexuales sin ningún tipo de afecto y siempre desde la clandestinidad. Desde mi experiencia creo que los hombres somos de por si visuales y cuando estamos mucho tiempo "entre machos" esto surge solo, algunos deciden jugar un picadito para después hacer tercer tiempo en el vestuario.



Siempre de alguna manera nos la terminamos arreglando para poder llegar a algún encuentro cercano con algún tipo. Esto ocurre en los vestuarios desde hace mucho, tal vez ahora se ha hecho publico gracias a los teléfonos con camaritas indiscretas y las redes sociales, pero créanme esto viene de antaño.
Sexo entre hombres ha habido desde el principio de los tiempos. Desde que se tenía un calentón tan fuerte que se calmaba con la única persona que se tenías a mano, por supuesto un hombre, o simplemente porque se atraían, se gustaban. En realidad no tengo ni idea, porque evidentemente no estaba allí. O tal vez si, en otra vida, claro.


Cierto es que algunos heterosexuales puedan sentirse atraídos por su mismo sexo en algún momento de su vida o por pura necesidad cuando solo se relacionan entre hombres, caso de las cárceles o en el ejército, aquí con mucho silencio. También es cierto que en la actualidad se vive la vida sexual con más apertura, sin tanto tabú y con ganas de experimentar lo antes prohibido.

En los vestuarios también pasa:


Entre los varones la imagen del post gym incluye algunos estereotipos: el tímido que se oculta de los desinhibidos, los ególatras que se jactan de sus atributos y aquel que se hace el “macho” para no revelar sus miedos. Estas imágenes anticipadas que abundan en la mente de los hombres condicionan la conducta real. Bajo el pudor o la vanidad se observa el cuerpo del otro. Conducta automática, premeditada o espontánea, en todos los casos algo de la curiosidad se impone en la mirada. Y es inevitable el cotejo, la crítica, y cierta jactancia cuando se gana en la comparación, porque aunque NO le gusten sexualmente los hombres, EL hombre mira para ver si la tiene más grande.



Nunca me han gustado las etiquetas. Me costó mucho admitir mi bisexualidad desde el grado que me puede excitar cuando me toca un hombre en un masaje o en un momento de mucho morbo. Nada más. Si a eso se le llama ser bisexual, lo soy. Si se le llama Bud Sex, lo practico. Si quieren nombrarlo como heterosexuales que tienen sexo entre ellos, también lo acepto. Si hay alguna otra forma de llamarlo por supuesto que me señalo. Aunque en realidad todos estos apelativos me suenan a excusa, a no querer aceptar en realidad nuestro ser completo, tal como es, y como ya saben no es mi caso.


Complejo desde luego. Etiquetar lo más natural del mundo no tiene sentido. Lo mejor es que vivamos en libertad, sintiendo aquello que más felices nos haga. Que importa si uno es gay, bisexual, hetero o lesbiana, si práctica el Bud Sex o es bromosexual, el bondage, el travestismo o la lluvia dorada. Hagas lo que hagas hazlo desde tu libertad, aceptando SIEMPRE quien sos.




Me parece patético querer poner nombres sobre nombres, etiquetas sobre etiquetas. Pero respeto las opiniones de los demás, por eso me gustaría conocer también sus opiniones. Siempre enriquece saber lo que opinan los demás sobre etiquetas que de una forma u otra nos señalan formando parte de nuestras vidas.

Comentarios

Pablo dijo…
Mira en mí experiencia me defino por así decirlo bisexual. Prefiero los tipos pero me la sigue parando una linda mina y me siguen dando ganas de estar con minas. Lo que veo muy seguido cuando estoy en el gabinete haciendo masajes, es una gran cantidad de hombres etiquetados como heterosexuales, casados padre de familia. Que con el masaje quieren alguna participación de todo tipo. Algunos he hablado el tema y pasa porque le gusta explorar cosas que con sus esposas no pueden. Son los menos los que se asumen hay y llevan una vida socialmente correcta. Yo no los catalogaria y de hacerlo lo haría como personas que quieren disfrutar de su sexualidad en forma plena. Sin inhibiciones. Es frecuente que suceda en especial por el tipo de masaje que birndamos con mí pareja. Pero ponerles título me parece que no es necesario. Yo mismo no entro en algún título en forma completa saludos pablo302121@gmail.com

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…

Revelaciones: ¿A pelo y sin culpas?

Por Gabo Hunt | Me llama mucho la atención la cantidad de flacos que aunque les revelo que soy sero+ hacen como si no escucharan y siguen adelante como si nada en su plan de penetrarme y tener sexo a pelo, muchos fundamentan que si estoy medicado y negativizado ya no contagio y que no hay nada que perder. ¿Pero quien está exento a las tentaciones?



Sexo de "en de veras" Las causas por las que una persona decide tener prácticas sexuales de riesgo son muchas, señala en su artículo ¿Quién está fallando, quién?, Ford Hickson, investigador de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, especializado en conductas de los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). El autor describe que algunas de las razones que alientan dicho comportamiento son: el poder del placer sexual (“si no entiendes el riesgo sexual es, probablemente, porque no aprecias el deseo sexual”), la rápida expansión de la escena gay en “un amplio sector de negocios que ofrece servicios de contacto sex…