Ir al contenido principal

Mis dudas sobre el sexo: ¿Yo seré Bi?



Por Pablo Fontdeville | El primer interrogante fue: ¿en serio? O sea, tiendo a fijarme en chicos con los cuales por lo general no tiendo a tener ningún tipo de relación más que idílica, hace años -aparte- que no hablaba con alguien vi y para aumentar el grado de adrenalina, el chico en cuestión tenía dos hijos de una antigua relación y hace tres se separó de su ex mujer y hoy, es pareja de otro chico, bueno, hace dos años ya. En ese momento odié a su novio porque es como a mi me gustan, pero ese es tópico para otra entrada.


En la vida hay de todo, eso es un hecho y a veces cuesta entender esa fauna que se encuentra fuera de nuestras puertas. Es más, muchas veces ni nosotros mismos nos conocemos y aún menos los otros, que esperar. Y me surgió una gran duda, ¿yo no seré bisexual también? Digo, porque nunca he descartado volver a estar con una mina y más de alguna vez, en la universidad, me he sentido atraído por alguna compañera o en el trabajo.
Recuerdo allá en la secundaria donde nació mi frustración hacia las mujeres. Me gustaron tres; la primera y la segunda estaban prendidas del que fue en esa época mi mejor amigo y la tercera, tenía novio (con él que hasta el día de hoy son pareja y tienen tres hijos) y teníamos “algo”, nunca supe muy bien. La cosa es que muchas de mis compañeras de secundaria me decían “¡ojalá Dios me libre de estar con un tipo como tu!”; un tipo como yo, ¿qué querrá decir eso? ¿tan feo soy? o sea, las minas están conmigo por qué no hay nada más? Para ese entonces ya sabía que me gustaban las niños y los chicos pero la balanza después de este lenguaje se fue inclinando hacia un lado.

Después en la universidad también novia con quién casi casi tuvimos relaciones sexuales; sus padres impidieron la consumación de amor en su más grande esplendor. Después de tamañas frustraciones decidí y aún sigo creyendo, que estar con hombres es muchísimo más fácil; el periodo de cortejo tiende a ser más cómodo, se manejan códigos en común que permiten una comunicación sexual más fluida, sé es directo a la hora de tener sexo y por lo general uno busca un partner complementario en sus gustos y en la cama. Pese a ello surge una gran incógnita y que surgió justo con una conversación en la semana con un amigo, ¿por qué afectivamente no me siento completo o realizado con otro hombre?¿será que busco algo distinto que hasta ahora no lo encuentro o será por la falta de mi déficit emocional? (por cierto, para usted lector, me confirmaron aparte del TLP un cuadro de bipolaridad en estudio, algo poco, la cosa es ir rellenando la cartilla de salud como quien juntan stickers) Y esa duda, sobre el sentirme satisfecho emocionalmente me causa mucho ruido. No puedo negar que el sexo con otro hombre es placentero, ambos sabemos como satisfacernos pero no me siento lleno, completo, complementado.


Muchos dirán que Dios creó al hombre y a la mujer y ese es el único vínculo que vale la pena, con lo cual estoy completamente en desacuerdo, porque las personas no se “hacen” homosexuales, sino que nacen con una predisposición genética o hereditaria con mayor prevalencia que otros -claro, en los tiempos del antiguo Israel o la Edad Media la genética no era una ciencia que se pensara- que con ciertos eventos en la vida temprana podría definir la sexualidad y por ende, quién es gay, hetero, bi, travesti, no se, lo que sea, la sexualidad hoy está aperturada a muchas “opciones”

¿Y si yo soy bisexual? Claro, lo mío es más complejo que esa simple pregunta, porque con todos mis ejes mi aceptación y mi desenvolvimiento social se torna caótico; de hecho el solo pensarlo ya me causa un poco de ansiedad. Soy malísimo a la hora de entrar a conversar con una mina, pero con un tipo me es fácil (en persona al menos) y como hacerlo para seducir, encontrar el punto justo, embarcarme en algo con una mina.

Prefiero no cerrar la puerta pero dudo mucho que esté muy abierta ante mi interrogante: ¿“seré Bisexual”?


Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Kirill Dowidoff totalmente desnudo, #FOTOS Las importantes medidas que lo hacen un grande

Tenemos la sensación de que verás mucho más de Kirill Dowidoff, aunque después de mirar estas fotos, hay muy poco de este semental ruso realmente oculto. Quien haya hablado con el modelo de 26 años, notará la delicada comprensión del inglés es casi que es tan entrañable como su ridículo cuerpo. Pero te dejaremos decidir.


Si quieres ver más de él te dejamos el enlace a un Instagram creado por sus fans y también las mejores imágenes que nos han provocado una poderosa erección.

¿Cuánto tiempo llevas modelando?

Kirill : Empecé a trabajar como modelo hace seis años



¿Cuál es tu comida favorita?

Kirill : Viajo mucho. Me gusta la buena comida sabrosa, potente. Se me le da preferencia a la carne y los mariscos, pero en general me gusta la comida rusa.



¿Cuál es la experiencia de modelado más extraña que hayas tenido?

Kirill : La experiencia más interesante en modelaje que he tenido es segura: cuando grabamos con los animales para ES Collection, el tigre era como un gato, tan dulce y gentil, pero no e…

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…