Ir al contenido principal

La verdadera historia del negro del Whatsapp revela algo que no te gustaría saber

Te llega una imagen por WhatsApp que parece una noticia. La abrís y, sorpresa: es el famoso negro del WhatsApp. Una foto de un hombre negro con gorro de cuadros, una toalla azul, una camiseta verde y un llamativo pene que llega hasta la rodilla. Prácticamente todo el mundo lo ha recibido, de hecho, hace años que es un meme internacional, que ha ido desde Italia hasta Argentina, pero pocos saben la historia que hay detrás.
Algunos afirman que la identidad del hombre es un tal John Umweto, de Sudáfrica. Otros, que es Paul Dobbery, un cajero londinense nacido en Ghana. Si te ha llegado alguno de estos nombres, que sepas que son falsos. El diario El Confidencial ha querido encontrar la historia verdad y ha rastreado el origen del meme hasta el portal MonsterCockLand, un foro de adoradores de macropenes, donde se subió la imagen por primera vez, el 5 de octubre de 2014.
La imagen la subió una persona anónima escondida tras el apodo aquastorm427. Es gay, vive en Nueva York y se dedica a editar fotos para agigantar los genitales masculinos. Es decir, la foto del negro de WhatsApp está editada (lo sentimos a todxs aquellxs que les ilusionó pensar que quizá algún día se encontraría con esa “MonsterCock”). No lloren! 
El Confidencial
Según apunta el diario, este photoshopeador de penes, que cuenta con un stock de millares de imágenes de genitales gigantes, es bastante popular en este tipo de foros (MonsterCockLand no es el único, también publica imágenes similares en MillionDicks). Aun así, no han podido contactar con él porque hace más de un año que no responde a mensajes ni sube nuevos montajes.
Sobre el modelo, poco sabemos. Lo que es seguro es que el pene y los testículos fueron agrandados. Su origen quizá es jamaicano (en 2012 publicaron una imagen de la misma sesión de fotos con un "visita Jamaica y siéntete vivo"), pero es pura especulación. Según el artículo, las fotos salieron de una sesión fotográfica, “de temática  presumiblemente gay” y que se realizó hace más de diez años, aunque hasta hace cinco años no se convirtió en meme.

¿Es un meme racista?

Pero el debate sobre el “negro del WhatsApp” no solo se reduce a si es un pene real o falso. Algunas personas se han preguntado si es racista. Una cuestión legítima, porque, al fin y al cabo, alimenta el tópico de que los negros la tienen grande, de lo cual hablamos en profundidad en un artículo anterior. Pero, aunque la foto per se no es racista —ya que el photoshopeador subía en los foros fotos macropenes de todas las etnias—, el hecho de que sea esta la que se haya hecho viral, sí lo es.
Como apunta la revista Afroféminas: “La foto del negro de whatsapp tiene una carga de prejuicios enorme. Perjuicios que conviven con nosotros hace tiempo y que están enraizados en la sociedad. Difícil ver bromas en Internet que tengan a hombres o mujeres negros como protagonistas que no tengan que ver con algunos temas fetiche con los que se nos reduce, dígase hipersexualización, falta de cultura, poca higiene, fealdad, etc. vamos lo que viene siendo racismo puro y duro”. El portal se hace una pregunta, ¿por qué se hizo viral el hombre negro y no uno blanco? Por lo de siempre: por ese racismo que tenemos interiorizado.
El festival del racismo entorno al negro del WhatsApp se ha multiplicado con su popularidad. No son pocos los disfraces de negro del WhatsApp que han optado por hacer blackface, es decir, pintarse la cara de negro, una caricatura de las etnias africanas que son profundamente condenadas por el activismo antirracista. 
Amazon

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Zachary Quinto completamente desnudo

Zachary Quinto, actor abiertamente gay que interpretó a Spock en Star Trek, se mostró completamente desnudo en una fotografía. 
Si la foto en cuestión es real, podemos pensar lo mejor de los atributos de Zachary y el porqué su marido, Miles McMillan, está felizmente casado. Aunque aún se duda de su veracidad. Optamos por creer en sus medidas...

La tribu de los Etoro: La homosexualidad y el semen en el centro de todo

La tribu de los Etoro convive en la isla de Papúa situada en Nueva Guinea. El colectivo está conformado por un total de aproximadamente 400 personas que se dedican en grupo a la caza y a la agricultura. Como cualquier otra tribu cuentan con su sistema de creencias, ritos y prácticas relacionadas con la maduración y el paso a la adultez. Su cultura presenta una gran riqueza, aunque si por algo se caracterizan los Etoro es por promover las prácticas homosexuales entre los hombres relegando las heterosexuales únicamente a la procreación y a la continuación de la especie. Esta tribu presenta una concepción sobre la sexualidad algo particular. Entre algunas de sus creencias destaca el significado que le otorgan al semen. Según sus creencias, el semen no es creado literalmente por el propio cuerpo sino que los jóvenes deben ser inseminados por otros hombres de edad adulta para que sean más viriles. Además, según creen, las mujeres deben recibir el semen de otros hombres en su boca después …

¿Mariano Martinez se estaría comiendo a Franco Masini?

Por Lapo Lino | Se ha desatado una ola de rumores en las redes que vinculan a Mariano Martinez ex (de ex, ex, ex...) y Franco Masini, ex de Cande Tinelli (el tatto con patas). 
Los constantes coqueteos entre ambos, los continuos "ME GUSTA" en las redes y los múltiples y recíprocos comentarios desataron los rumores de que eran pareja y que estarían disfrutando también recíprocamente de los cuerpos de ambos, es decir se estarían comiendo mutuamente a la sombra de una amistad "entre hombres". 

Con frases como: "Con Mariano somos amigos... amigos íntimos, desde que lo conocí el siempre me apoyó en todo..." (y se sabe que con su prontuario de apoyador serial, Mariano Martinez le ha dado a todo aquello que esté tibio, más de 37º , tenga pelos y se mueva...)"El es muy importante para mi" "Desde la primera vez que nos vimos tuvimos la mejor onda"; "Recuerdo sus palabras: Estoy para vos, estoy para lo que necesites; (me encantó cuando me dij…