Ir al contenido principal

Shibari, el arte de la atadura erótica

El bondage es una práctica erótica en donde se inmoviliza el cuerpo de la pareja. Shibari significa "atadura", es un estilo japonés de bondage que implica atar siguiendo técnicas y líneas estéticas, usando cuerdas de fibras naturales.






El arte de las ataduras eróticas despierta un enorme interés en las parejas. Es sensual, amoroso e inquietante. En medio del acto sexual, el hombre, generalmente, desliza suavemente cuerdas de algodón sobre le cuerpo de la mujer, haciendo giros y nudos sobre su cuerpo hasta inmovilizarla.





Se volvió con los años en una interesante forma de arte, y el BDSM (Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo) se convirtió por diversas razones en tema de conversaciones de jóvenes y adultos. Una de las razones de su popularidad radica en el éxito de la saga "Cincuenta Sombras".







El Shibari o Kinbaku es un estilo japonés de bondage que implica atar siguiendo ciertos principios técnicos y estéticos, y empleando cuerdas generalmente de fibras naturales.
Con sus orígenes en Hojōjutsu, un arte marcial que se basa en atar a un prisionero con una cuerda, y practicado durante siglos, el Shibari dió un giro erótico a finales del siglo XIX, principios del XX.


Una vez lograda la inmovilidad, comienzan los juegos en donde la vulnerabilidad es la clave. "La persona atada recibe masajes eróticos, sexo oral o es penetrada, lo cual la lleva a que se concentre casi exclusivamente en el placer que recibe"

La práctica de las ataduras eróticas se ha vuelto tan famosa que existen profesionales que se convirtieron en celebrities del mundo del sexo prohibido o secreto. Sin embargo, no es necesario llegar al profesionalismo para disfrutarlo, sino que las versiones caseras o niveles de principiantes también le dan una chispa a la vida amorosa.


"Se podría considerar sexista porque es generalmente el hombre quien lo realiza por tradición ya que en un principio esta técnica no era erótica. Los soldados japoneses la usaban para atar a los prisioneros".


Los diseños de las ataduras están ideados para favorecer y evidenciar la figura del cuerpo, resaltando las partes íntimas del cuerpo humano marcando exageradamente las curvas femeninas y la contorsión erótica de los cuerpos.
Cada nudo o enlace es colocado estratégicamente en puntos de acupuntura para estimularlos y aumentar la energía sexual.
La pareja que utilice el arte del Shibari en la intimidad debe tener la confianza necesaria con el otro y así explorar los efectos que producen las ataduras.



Se utilizan múltiples cuerdas de algodón o yute de aproximadamente ocho metros de longitud. Las amarres van desde únicas 'karadas', nudos característicos del arte, hasta diseños elaborados.

"Usar ataduras como variante sexual viene acompañado de fantasías de ser dominado, atrapado o sometido por el otro". En las parejas que buscan reavivar constantemente el fuego de su relación se utiliza el juego de roles. Además, son una opción las diferentes poses, los cambios de temperatura, las nalgadas o los ojos vendados.

Si no se lleva a cabo con las precauciones necesarias tiene sus riesgos, si los nudos están muy apretados pueden dejar marcas y moretones y en el peor de los casos las sogas pueden cortar la circulación y provocar un desmayo. Se recomienda evitar amarrar el cuello o las articulaciones, usar materiales flexibles y suaves en el contacto con la piel, pausar la actividad si ocurren hiperventilaciones, calambres o mareos y por último tener a su alcance tijeras para cortar rápidamente las ataduras en caso de alguna emergencia.

Se establecen en prácticas como éstas roles de poder como el famoso: amo y sumiso. El sumiso adopta un rol en el que queda bajo la voluntad de otra u otras personas que adoptan un rol dominante, obedece y deja que se actué sobre su cuerpo.

Los efectos son físicos y psíquicos. Físicos por lo que genera la presión de las cuerdas sobre las zonas sensibles y erógenas. Los efectos psíquicos son fuertes y contradictorios: el sentirse indefenso y por el otro lado relajado y confiado.
Las cuerdas funcionan como extensión de los dedos del atador. ¿Qué hace el de la posición dominante cuando tiene a la "víctima" en sus manos? Todo depende de la relación entre ambos.

La forma de arte continúa creciendo y evolucionando a medida que las personas lo eligen y agregan su estilo particular.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Hombres de piel dura, entre el deseo, erecciones y represión.

Por Lapo Lino | Otro de los realizadores que siempre vemos en el Bafici, presentando personalmente sus películas, es José Celestino Campusano (Vikingos, 2010; Placer y Martirio, 2015; Cícero impune, 2017, y El silencio a gritos, 2018, entre otras), un director que nos tiene acostumbrados a un estilo visual directo, fuerte, denunciante y alejado de la hipocresía de lo políticamente correcto.
Pese a su reciente estreno, el guion de Hombres de piel dura fue escrito por Campusano hace muchos años atrás, basándose en una historia real sobre un sacerdote pedófilo que salió impune de la justicia. Nuevamente, aborda una temática sensible y actual, tanto en el ámbito judicial como en el mediático. Sin embargo, los abusos han sido consensuados y silenciados por la connivencia de distintos factores políticos y culturales, como también vistos con más naturalidad en iglesias o instituciones religiosas de la provincia, en este caso, en Marcos Paz.
A la historia real se suma la de Ariel (Javier Wall…

Revelaciones: ¿A pelo y sin culpas?

Por Gabo Hunt | Me llama mucho la atención la cantidad de flacos que aunque les revelo que soy sero+ hacen como si no escucharan y siguen adelante como si nada en su plan de penetrarme y tener sexo a pelo, muchos fundamentan que si estoy medicado y negativizado ya no contagio y que no hay nada que perder. ¿Pero quien está exento a las tentaciones?



Sexo de "en de veras" Las causas por las que una persona decide tener prácticas sexuales de riesgo son muchas, señala en su artículo ¿Quién está fallando, quién?, Ford Hickson, investigador de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, especializado en conductas de los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). El autor describe que algunas de las razones que alientan dicho comportamiento son: el poder del placer sexual (“si no entiendes el riesgo sexual es, probablemente, porque no aprecias el deseo sexual”), la rápida expansión de la escena gay en “un amplio sector de negocios que ofrece servicios de contacto sex…