Ir al contenido principal

Streaming: crítica de “Hold the Dark”, de Jeremy Saulnier (Netflix)

Uno de los autores que traído de regreso al cine de género esa estética dura, seca y violenta, propia de los thrillers de los ‘70 (y, en ciertos casos, de los ‘80), Jeremy Saulnier se hizo conocido con películas de revancha y acción como BLUE RUIN y GREEN ROOM, ese tipo de policiales que lenta pero progresivamente se van volviendo tremendos baños de sangre. HOLD THE DARK conserva ese estilo, tono y estructura, pero no es tan lograda como aquellas. Si bien muchos de los elementos que hacen interesante y potente a su cine están ahí la película pierde por momentos el rumbo narrativo y se deja llevar en demasía por cierto “misticismo” ligado al lugar donde transcurre, sus habitantes y la propia naturaleza. Pero aún pese a eso resulta una experiencia fascinante.


Se podría decir que HOLD THE DARK es una versión policial el mito del Hombre Lobo, pero no alcanzaría a definir sus curiosos giros dramáticos ni sus misteriosos personajes. La película arranca con lo que parece ser un violento crimen: un niño ha sido atrapado y asesinado por una manada de lobos en una pequeña y helada comunidad en la zona más fría y abandonada de Alaska, un lugar de pocas casas y cuyos habitantes (miembros de pueblos originarios, en su mayoría) ya han vivido circunstancias y ataques similares. Pero la víctima es ahora el hijo de una mujer rubia y blanca, Medora Stone (Riley Keough), cuyo marido, Vernon (Alexander Skarsgård) está en el frente de combate en Irak.


La atribulada Medora convoca a Russell Core (Jeffrey Wright), un autor de libros sobre lobos, a quien le pide que cace al asesino de su niño. Pero apenas Russell llega se da cuenta que las cosas en esa helada tierra de nadie son más complicadas de lo que parecen. El hombre sale de cacería pero a la vez Medora no parece estar del todo en su sano juicio. En paralelo veremos a Vernon, en plena guerra, manejarse también con unos niveles de violencia inusitados por más “justificados” que parezcan.


Ese primer acto terminará con un giro sorprendente, pero no del todo inesperado. Y de allí en adelante, bueno, el caos. Medora desaparece del mapa y entre Russell, Vernon, la policía local y los habitantes del pueblo con pésima relación con las autoridades empieza a enredarse el asunto y a incrementarse la violencia a niveles similares a los de GREEN ROOM. Disparos, cuchillos, flechas, lo que sea aparecen en unas escenas dignas del mejor Peckinpah o Leone. Saulnier intenta pintar a estos hombres con un comportamiento animal que remarca más de una vez en diálogos, a los que le agrega cierto misticismo propio de los pueblos que viven en medio de la más hostil naturaleza.


Lo narrado, casi, podría ser lo que sucede en los primeros episodios de una serie. Y acaso los cambios de tono y los giros narrativos de HOLD THE DARK funcionarían mejor en ese formato, sin sentirse por momentos tan bruscos y caprichosos. Muchas, muchísimas cosas más sucederán después en este thriller de dos horas, pero lo más interesante y destacable de la película no está en su guión sino en su puesta en escena, en el control formal de cada secuencia, esa manera seca y brutal que tiene Saulnier de filmar las escenas violentas, cercano a lo que hace S. Craig Zahler pero solo un poco menos cruento.


Hay mucho cine —visto y entendido— en la cabeza de Saulnier. Y la película evidencia que, por más que se exhiba en una plataforma como la de Netflix, él la ha pensado y filmado para ser apreciada en una pantalla grande. Desde el tempo, los planos abiertos y el tono denso que requiere concentración, Saulnier no hace nada que se parezca a una “TV movie”. Ese mismo guion, en otras manos, podría haber sido filmado de manera mucho más convencional. Pero él le escapa a eso hasta llegar a un extraño final que probablemente deje a muchos un tanto frustrados.


Una película sobre padres e hijos, sobre herencias violentas pasadas a través de generaciones, sobre el racismo y las aparentes diferencias culturales entre “el hombre blanco” y el indígena (o “el otro”, en general), HOLD THE DARK es thriller, película de aventuras, policial y hasta film de terror. Si peca de algo es de cierta solemnidad, un problema que suelen tener muchas películas que se acercan a las vidas de fronteras raciales y culturales, pero lo que el guion deja en claro es que la violencia es un círculo vicioso que se extiende más allá de culturas. Es una carga ancestral de la que no parece fácil poder liberarse.


La entrada Streaming: crítica de “Hold the Dark”, de Jeremy Saulnier (Netflix) se publicó primero en Micropsia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Hombres de piel dura, entre el deseo, erecciones y represión.

Por Lapo Lino | Otro de los realizadores que siempre vemos en el Bafici, presentando personalmente sus películas, es José Celestino Campusano (Vikingos, 2010; Placer y Martirio, 2015; Cícero impune, 2017, y El silencio a gritos, 2018, entre otras), un director que nos tiene acostumbrados a un estilo visual directo, fuerte, denunciante y alejado de la hipocresía de lo políticamente correcto.
Pese a su reciente estreno, el guion de Hombres de piel dura fue escrito por Campusano hace muchos años atrás, basándose en una historia real sobre un sacerdote pedófilo que salió impune de la justicia. Nuevamente, aborda una temática sensible y actual, tanto en el ámbito judicial como en el mediático. Sin embargo, los abusos han sido consensuados y silenciados por la connivencia de distintos factores políticos y culturales, como también vistos con más naturalidad en iglesias o instituciones religiosas de la provincia, en este caso, en Marcos Paz.
A la historia real se suma la de Ariel (Javier Wall…

Revelaciones: ¿A pelo y sin culpas?

Por Gabo Hunt | Me llama mucho la atención la cantidad de flacos que aunque les revelo que soy sero+ hacen como si no escucharan y siguen adelante como si nada en su plan de penetrarme y tener sexo a pelo, muchos fundamentan que si estoy medicado y negativizado ya no contagio y que no hay nada que perder. ¿Pero quien está exento a las tentaciones?



Sexo de "en de veras" Las causas por las que una persona decide tener prácticas sexuales de riesgo son muchas, señala en su artículo ¿Quién está fallando, quién?, Ford Hickson, investigador de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, especializado en conductas de los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). El autor describe que algunas de las razones que alientan dicho comportamiento son: el poder del placer sexual (“si no entiendes el riesgo sexual es, probablemente, porque no aprecias el deseo sexual”), la rápida expansión de la escena gay en “un amplio sector de negocios que ofrece servicios de contacto sex…