Ir al contenido principal

Seguinos por Email

El fin del armario. Lesbianas, gays, bisexuales y trans en el siglo XXI

Bruno Bimbi | En el libro "El fin del armario. Lesbianas, gays, bisexuales y trans en el siglo XXI", del periodista Bruno Bimbi, abre perspectivas y derriba mitos sobre la sexualidad gay a partir de quienes lograron consolidar su identidad luchando contra la perplejidad de sentirse diferentes y contra los prejuicios sociales.
Los prejuicios hicieron que muchas personas gays o lesbianas debieran ocultar su sexualidad y en ese sentido se asemejan a  adolescencias robadas
De todas las cosas que nos robaron a los gays, la adolescencia es la más injusta. Ese período de la vida es único y no podemos recuperarlo. A mí me hubiese gustado tener mi primer novio a la misma edad en que mis amigos tuvieron su primera novia, comenzar a vivir mi sexualidad abiertamente sin tener que "descubrirme" primero y enfrentar resistencias internas y externas, invitar a mi chico a cenar a casa con mi familia como hacía mi hermano con su chica, vivir la experiencia del primer beso y la primera relación sexual a esa edad en la que es un momento mágico de pasaje a la edad adulta. El prejuicio nos priva de todo eso, que todos los demás chicos de la misma edad viven naturalmente y sin que sea motivo de preocupación para nadie. La heterosexualidad se presume y se transforma en una imposición silenciosa, y la homosexualidad es vista como algo más "sexual" que la heterosexualidad, que mejor mantener lejos de los chicos. En algún momento todo eso se hace insostenible y dejamos de querer cambiar: es cuando empezamos a vivir de verdad y a ser más felices. Pero muchas veces cuando eso sucede la adolescencia ya se nos terminó y hay un montón de experiencias importantísimas que nunca vamos a tener y nos van a faltar en la vida adulta.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tipos de Penes: te presentamos 11 variedades | ¿Vos que pito tocas?

ADVERTENCIA: a diferencia de otras páginas que prometen mostrarte contenido para luego dejarte a manos vacías, en nuestra guía vamos a incluir material explícito, por lo que eres libre de seguir leyendo o buscar otra fuente de información ahora mismo. ¡Buena lectura!


Tipos de Penes
Los genitales masculinos se pueden catalogar de distintas maneras. Por la forma del tronco, el tamaño del glande, la curvatura, el aspecto o características físicas que lo hacen especial.



A continuación trataremos de desvelar los misterios de los tipos de penes más comunes y en algunos casos vamos a recomendarte posiciones del Kamasutra ideales para tu tipo de pene.

Pene Circuncidado
Pene No Circuncidado
Pene Curvo
Pene Lápiz
Pene Cono
Pene Seta
Pene Plátano
Micropene
Macropene
Pene de Carne
Pene de Sangre

1. Pene Circuncidado


El pene circuncidado es un tipo de miembro masculino al que se le extrajo parte del prepucio, es decir la piel que recubre el glande del mismo.

Muchas personas imaginan que con el correr del tiempo el…

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…