Ir al contenido principal

Reencontrándome con un ex en el infectólogo

Por Gabo Hunt | Otras vez voy a ver a mi médico, me atiendo con uno muy conocido para los que visitamos infectólogos, es un tipo excelente que habla como desde adentro, hay veces que no sé si es porque es portador o porque es médico con experiencia.

Tal vez para los que lean y entiendan, si les digo Dr. Ricardo Mackintosh, ya les dije todo. Un tipo que dedica la consulta a su paciente le interesa realmente el bienestar del que está delante, se nota.

La cosa es que llego para la consulta, y ya había un chico, esperando. Uno que está que se parte, muy bueno!

Y me mira, lo miro y en eso estamos…

Cuando llega otro que parece salido de una película neo-gótica, nunca entendí estos estilos, no mira a nadie y se enfrasca en su Iphone.

El bonito es llamado por el médico que tarda mas o menos 35 a 40 minutos con cada paciente…

Ahí estábamos el neo-gótico y yo cuando llega un flaco de los que mejor que caben a mí, era mi target total.

Nos empezamos a mirar, reíamos, él se reía más, hasta que ya entrados en risas (cómplices) me di cuenta que la cara me era conocida…

Y el cuerpo, sus manos grandes, por sus manos llegué a la noche que pasamos juntos, nos habíamos conocido en Sitges en una salida de amigos y alcohol, yo había terminado mal con una pareja y quería vivir, me sentía un niño nuevamente y me fui con él a su casa, la pasamos genial, tuvimos el mejor sexo, sus manos, sus piernas largas y sus patas grandes -todo proporcionado- no quedaron partes de los cuerpos sin recorrer.
El mismo efecto se puede lograr usando forro, pero la elección del uso del mismo, queda bajo tu propia decisión.
Y súbitamente como despertando de un sueño, caía en la cuenta que tampoco habíamos usado protección porque los dos dijimos que no había necesidad (fue consensuado), el me penetró primero y luego lo penetré yo, más allá de que los fluidos se mezclaron por varias vías, porque no me parecía un pibe desprolijo y yo tampoco a él, ¿que riesgo podíamos correr…?

Era la época en que un oficinista de traje me daba seguridad, y -según él- yo tenía pinta de pibe bien. Fue parte de los tópicos que se tocaron esa noche antes de caer en la cama más salvaje.

Ahora, devueltos a la actualidad, ahí estábamos los dos otra vez, frente a frente, atendidos por el mismo médico. El mismo infectólogo. Procurándonos la misma protección, buscando la misma seguridad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…

Revelaciones: ¿A pelo y sin culpas?

Por Gabo Hunt | Me llama mucho la atención la cantidad de flacos que aunque les revelo que soy sero+ hacen como si no escucharan y siguen adelante como si nada en su plan de penetrarme y tener sexo a pelo, muchos fundamentan que si estoy medicado y negativizado ya no contagio y que no hay nada que perder. ¿Pero quien está exento a las tentaciones?



Sexo de "en de veras" Las causas por las que una persona decide tener prácticas sexuales de riesgo son muchas, señala en su artículo ¿Quién está fallando, quién?, Ford Hickson, investigador de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, especializado en conductas de los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH). El autor describe que algunas de las razones que alientan dicho comportamiento son: el poder del placer sexual (“si no entiendes el riesgo sexual es, probablemente, porque no aprecias el deseo sexual”), la rápida expansión de la escena gay en “un amplio sector de negocios que ofrece servicios de contacto sex…