Ir al contenido principal

Seguinos por Email

Masturbarte 21 veces al mes podría ser beneficioso para tú salud


La masturbación masculina suele ser una broma imprescindible en las comedias de hombres, pero un nuevo estudio científico tiene algo muy serio que decir sobre la actividad favorita de los hombres en la ducha: masturbarse con frecuencia podría reducir significativamente el riesgo de padecer cáncer de próstata. 
¿Y cuánta frecuencia es "frecuentemente"? Según un estudio reciente de la Universidad de Harvard, los hombres que eyaculan 21 veces o más al mes podrían estar reduciendo en un 33% las posibilidades de evitar esta afección.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores encuestaron a 31.925 hombres mediante un cuestionario que les planteaba preguntas sobre la frecuencia con la que se masturbaban. El equipo de investigación realizó un seguimiento a los participantes que duró 18 años y registraron todos los casos de cáncer de próstata que surgían en ese periodo. Se evaluó a todos los hombres en tres ocasiones: un año antes de realizar el cuestionario, una segunda vez cuando aún tenían entre 20 y 30 años y, finalmente, cuando tenían entre 40 y 50.
¿Las conclusiones? Cuanta mayor frecuencia de masturbación, menor posibilidad de desarrollar cáncer de próstata.
Ciertamente, no es el primer estudio que descubre que tener orgasmos con frecuencia ayuda a mantener sano el sistema reproductor, pero es el primero con resultados reales centrados exclusivamente en un sexo.
"Cuanta mayor frecuencia de masturbación, menor posibilidad de desarrollar cáncer de próstata.
Pese a este estudio y otras investigaciones, los expertos aún no saben por qué los orgasmos son fundamentales para la salud. Multitud de médicos, incluido Ian Kerner, psicoterapeuta y consejero de sexualidad, piensan que la eyaculación podría servir para purgar toxinas y bacterias dañinas que, de no ser expulsadas, se acumularían en la próstata.
Pero la masturbación no es el único modo de purgarse, según señala Ian Kerner: "No supone ninguna diferencia eyacular mediante la masturbación o mediante el sexo, de modo que convertir el sexo en una prioridad también sirve, a todos los efectos".
Además de la purga que se produce en la eyaculación, explican que la masturbación tiene otros beneficios, ya que también es una vía para sentir placer y relajarse: "Es una forma de autocuidado. La masturbación es también un mecanismo de distracción sano y un modo natural de controlar la ansiedad".
Evidentemente, masturbarse 21 veces al mes no te garantiza eludir el cáncer de próstata. Ian Kerner también recomienda una dieta basada en verduras y pescado rico en omega-3 y "consumir alimentos rojos como el tomate, rico en licopenos, y productos con soya, que contienen isoflavonas". También aconseja someterse a revisiones médicas con frecuencia que incluyan exámenes de próstata e incorporar algo de ejercicio a la rutina.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tipos de Penes: te presentamos 11 variedades | ¿Vos que pito tocas?

ADVERTENCIA: a diferencia de otras páginas que prometen mostrarte contenido para luego dejarte a manos vacías, en nuestra guía vamos a incluir material explícito, por lo que eres libre de seguir leyendo o buscar otra fuente de información ahora mismo. ¡Buena lectura!


Tipos de Penes
Los genitales masculinos se pueden catalogar de distintas maneras. Por la forma del tronco, el tamaño del glande, la curvatura, el aspecto o características físicas que lo hacen especial.



A continuación trataremos de desvelar los misterios de los tipos de penes más comunes y en algunos casos vamos a recomendarte posiciones del Kamasutra ideales para tu tipo de pene.

Pene Circuncidado
Pene No Circuncidado
Pene Curvo
Pene Lápiz
Pene Cono
Pene Seta
Pene Plátano
Micropene
Macropene
Pene de Carne
Pene de Sangre

1. Pene Circuncidado


El pene circuncidado es un tipo de miembro masculino al que se le extrajo parte del prepucio, es decir la piel que recubre el glande del mismo.

Muchas personas imaginan que con el correr del tiempo el…

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…