Page Nav

HIDE

Hide

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Sidebar

Dambiente es un magazine orientado a temas LGTTB que publica diariamente, con una gran variedad de autores y temáticas, definido en una palabra: INDEPENDENCIA

Top Ad

//

Últimos post

latest

Crítica de “La noche nos persigue”, de Timo Tjahjanto (Netflix)

Es un literal “ver para creer”. Y lo que hace superior a esta película de la gran mayoría de las de género es su preferencia por los plano...


Es un literal “ver para creer”. Y lo que hace superior a esta película de la gran mayoría de las de género es su preferencia por los planos secuencia, que permiten ver de manera, digamos, más realista (y dolorosa) las escenas tal como fueron armadas. Lejos está el indonesio de recurrir a los cortes de montaje que generan intensidad por sí mismos. La mayoría de las secuencias se manejan con bloques de planos largos. Y la violencia e intensidad se vuelven mucho más efectivas. Si recuerdan el final de RIOT IN CELL BLOCK 99, bueno, imaginen lo mismo pero durante casi dos horas y con un nivel doble de bestialidad. Hay poquísimas cámaras lentas, aceleraciones o trucos visuales de esos que son tan caros a Hollywood. Cuando termina la película uno lo primero que piensa es en llamar a alguna enfermería. Esperemos que en Indonesia tengan buenos seguros médicos y sigan haciendo excelentes películas de acción como LA NOCHE NOS PERSIGUE.


El filme tiene una típica y simple estructura a lo videogame en la cual nuestro curioso antihéroe, Ito, debe hacer lo imposible para salvar a una niña de las manos de las peligrosas Tríadas del Sudeste asiático. Pero él no es inocente. Al contrario, es miembro de los Six Seas, grupo especializado y brutal de esas mismas Tríadas (una suerte de SWAT de la mafia) que liquidan aldeas enteras en operativos o para saldar venganzas. En un arranque de conciencia decide salvar a esta niña solitaria y ahí empiezan sus problemas. Todo el ejército mafioso se pone en contra suyo (incluyendo dos fatales asesinas de increíbles recursos), liderados por Arian, un viejo amigo suyo que ahora lo enfrenta. De su lado, otros viejos amigos de esa misma banda que integraban con Arian y una invitada especial que aportará alguna inesperada solución cuando la cosa se complique.



“No hagan esto en sus casas, niños”, sería la recomendación de un padre preocupado. Pero, a la vez, para los que además somos admiradores del buen cine de acción asiático es imposible no salir fascinado de la experiencia de ver LA NOCHE NOS PERSIGUE, lo nuevo del realizador indonesio de HEADSHOT. Los que vieron esa película (que pasaron en Mar del Plata 2016) seguramente recordarán esa brutal carnicería narrada con ingeniosas y claramente bien diseñadas y coreografiadas escenas de acción. Bueno, la nueva película de Tjahjanto duplica —o triplica— a aquella en brutalidad y talento para la puesta en escena de situaciones violentas. Estamos, sin dudas, ante un nuevo clásico del cine de acción asiático. Y una nueva definición de la palabra carnicería.


Olvídense del ya viejo cine de acción de Hong Kong y hasta de Johnnie To. Esta película, si bien está más cerca de títulos como THE RAID, de Gareth Evans (los protagonistas, Joe Taslim e Iko Uwais, son los mismos, el último también coreógrafo de las escenas de acción) o del propio S. Craig Zahler, las empequeñece en comparación. Para decirlo de otro modo: Tjahanto es una bestia. Cinematográfica, sí, pero también en cuanto a lo que se atreve a mostrar. Su película dura dos horas y, salvo unos 20, 25 minutos, consiste de una escena de acción tras otra, todas llevadas a cabo con una pericia cinematográfica extraordinaria (el Park Chan-wook de la época de OLD BOY miraría esto con envidia) y un nivel de imaginación para la demolición del cuerpo humano pocas veces vista.


Sí, es cierto, la trama es lo de menos pero ayuda saber dónde uno está parado, especialmente porque el realizador siempre apuesta por la claridad a la hora de los enfrentamientos. La película empieza con una masacre y, tras plantearse la situación central, continúa, casi ininterrumpidamente, con enfrentamientos de todo tipo y color. Tjahjanto opta por distintos escenarios pero trata de centrarse más que nada en enfrentamientos cuerpo a cuerpo o con armas blancas, más allá de unas pocas excepciones. Y lo que logra es, a la vez, una coordinación coreográfica notable, una intensidad creciente y una literal carnicería de huesos rotos, sangre y visceras que obliga al espectador a gritarle obscenidades a la pantalla de Netflix, que adquirió la película en su estreno en Fantastic Fest en septiembre y la puso en su pantalla el 19 de octubre.

popads