Page Nav

HIDE

Hide

HIDE

Grid

GRID_STYLE
TRUE

Sidebar

Dambiente es un magazine orientado a temas LGTTB que publica diariamente, con una gran variedad de autores y temáticas, definido en una palabra: INDEPENDENCIA

Top Ad

//

Últimos post

latest

El beso de la muerte

Por Mariano Lelez |  Que Wuhan (China) haya levantado la cuarentena por no registrar nuevos infectados, no significa que el COVID19, un vi...

Por Mariano Lelez Que Wuhan (China) haya levantado la cuarentena por no registrar nuevos infectados, no significa que el COVID19, un virus estacional y cíclico como el de la gripe,  que está dando la vuelta al mundo sin el freno de una vacuna, no comience otra vez provocando una pandemia similar.
Cada noticia que despierta  en la humanidad el fantasma del “fin del mundo” produce hasta suicidios, pero también cambios en las conductas individuales.

En los años 80 la llamada Peste Rosa nos aterrorizó hasta el delirio.

Entonces ligábamos en la calle sin el disimulo que requería  cuidarnos de la dictadura militar que se estaba desmoronando.

Hasta se habían abierto lugares gays como en el resto del mundo.

En ese contexto, la calesita de hoy era una idiotez sin sentido.

Lo más parecido a la histeria era verte sexy para con solo una mirada del otro simplemente concretar.

La pandemia destapó hasta los gays más famosos del mundo que morían como moscas y fue llamada síndrome (SIDA), porque era un conjunto de síntomas de causa desconocida.

Se creía que solo afectaba a los hombres que tuvieran sexo con otros hombres.
Fuimos la peste misma.

Terminábamos de la forma más cruenta porque en poco tiempo quien fuera bello, joven y exitoso moría decrépito, demenciado y cubierto de máculas cancerosas.

Hubo quien se arrojara de un séptimo piso al saberse seropositivo. 

En 1985 un Rock Hudson (1) infectado hizo pública su homosexualidad.

La prensa bautizó al beso que le dio a Linda Evans en la Serie Dinastía (la original) como “El beso de la muerte” y nadie ni familiar ni amigo íntimo se atrevió a tomar mate con alguien sospechoso de ser puto.

El COVID19 pone ahora en jaque a todo el sistema de salud mundial, incluyendo a la OMS. Su amenaza coloca al prójimo como portador de la muerte otra vez.

Pero en el 87, al descartarse la saliva, un pene en erección era asesino y una jeringa con sangre se llegó a usar como arma para cometer un delito.
Las conductas humanas son aprendidas y pasan a formar parte de la cultura o se convierten en prejuicios.

El despistar a los agentes de la represión, haciéndose pasar por heterosexual, cuando ser puto era factible de ser desaparecido,  propició en el inconsciente colectivo la llamada “onda nada que ver” como un valor a la hora de levantar.

La histeria, el dar vueltas, tuvo su momento de sensatez cuando debíamos decidir si nos arriesgábamos a morir o nos quedábamos con las ganas.

Y después las leyendas-preservativo: “Sexo sin compromiso”, por ejemplo.
Era mejor preservarse poniendo barrera al vínculo. Había que evitar el dolor, la frustración y las pérdidas.

Pero más allá de la cuarentena, hoy “El Beso de la muerte” puede ser una verdad literal confirmada por la ciencia.

La distancia entre los cuerpos  indispensable  como el forro en los 80, podría enraizar la costumbre de no acercarse más.

Las conductas humanas aprendidas en situaciones límite quedan en el inconsciente colectivo de generación en generación terminando por naturalizarse.

No fue en el Paleolítico el levante en vivo y en directo sin necesidad de la barrera que también impone hoy la App.

Fue acá en el Paraíso de las lenguas y la piel, cuando ya el miedo no existía.

1) Durante cerca de dos décadas, Rock Hudson fue uno de los galanes más famosos de la gran pantalla, protagonista de los últimos años de la época dorada del cine de Hollywood. Considerado el modelo de la masculinidad. Su muerte abrió los ojos al mundo respecto del SIDA.

1 comentario

Que tu mensaje sea respetuoso, de no serlo no será publicado...

popads