Ir al contenido principal

El #CRUISING en los baños y los espacios públicos.

Por Juan Cruz Pando | "El fenómeno sociológico de la privacidad en público”: así define Juan José Sebreli al #cruising en su "Historia secreta de los homosexuales en Buenos Aires", esa predadora costumbre que consiste en buscar un compañero para un encuentro sexual esporádico, en general de manera anónima y sin ataduras, en lugares tales como plazas, parques, baños de estaciones o donde el olfato o el mapita de alguna guía gay nos indique.
Te imaginas a estos tren en la reserva. ¡Que expectativa! 

 De ahí que el “yire” (tal la acepción rioplatense del término en inglés que fue acuñado como santo y seña de un comportamiento que es típicamente homosexual y cuyos orígenes se remontan a la antigua Roma) haya sido visto como manifestación del fenómeno de la flâneurie y de cómo caminar sin rumbo por el laberinto de la gran ciudad suele crear expectativas eróticas con sus posibilidades de contactos impersonales. Pero mientras el yire en lugares públicos era casi la única manera de reclutar y hasta degustar amantes en pocas pasadas (un fenómeno claramente vinculado con la cultura de baños), hoy es apenas una modalidad más, imbuida de un carácter furtivo que ha perdido toda impronta clandestina.
De hecho, cualquier turista sabe —si se preocupa por hacerse de una guía gay de Buenos Aires— que los sitios de cruising por excelencia son la Reserva Ecológica (sobre todo los puntos de Av. Brasil y Av. Costanera, o Viamonte y Av. Costanera), así como también la palermitana y alicaída Plaza Pakistán (enfrente del Hipódromo), en donde es habitual encontrar a hombres entregados a quehaceres sexuales con la interposición edénica ya no de una hoja de parra sino de alguna planta y/o arbusto.
Suerte de magnetismo grupal que persiste, sin los rigores o las delicias de la intemperie (dependiendo de la época del año), en los ya míticos baños de las estaciones de Constitución y Retiro (hasta no hace mucho se yiraba también en uno de los baños de la Facultad de Derecho de la UBA), y que se conforma apenas con la ceremonia de miradas típica del cruising y con algún que otro levante callejero en el trecho de Av. Santa Fe que va de Callao a Ecuador (los bares El Olmo y Babieca son referencias insoslayables de este folklore), e incluso la calle Marcelo T. de Alvear, histórica parada de taxi-boys barriobajeros.
Signos de que el cruising nunca respondió del todo a una lógica de encuentros fortuitos sino más bien a itinerarios prefijados (en otro tiempo, sotto voce), y que en una ciudad como Amsterdam cuenta con un parque que de la misma manera que tiene carteles que delimitan la zona de juegos para chicos y el lugar para pasear a las mascotas, hace lo propio con el lugar en donde decenas de gays se entregan al atávico placer de enfilar hacia los yuyos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Sexo entre machos en el gimnasio? Y si, ocurre a menudo.

Por Diego De Alzaga | Un tema del que nadie habla por lo menos de puertas para afuera, pero que todos hacemos puertas adentro. A la pregunta:
¿Hay sexo entre machos en el gimnasio? 
La respuesta que sobreviene luego de algunos titubeos es: 
Y si, ocurre a menudo...
Además, a la pregunta si preferían usar ropa de entrenamiento cómoda o sexy en el gimnasio; el 40% dijo que la comodidad es prioritaria sobre la apariencia. Sin embargo, el 60% dijo que prefieren usar ropa sexy solo en caso de que conozcan a alguien que quieren impresionar.

Gimnasios con "onda" Acá te dejamos un ranking (de una encuesta que hicimos en twitter) de los gimnasios donde más se curte en Buenos Aires. Donde además de sacar músculos, te sacan la lech...

Megatlon, sobre todo el de la calle Rodriguez Peña 1062 y la sede Alto Palermo.

Sportclub, toda la cadena, ¿donde más se curte?, en la sede de Belgrano. 

Le Parc GYM: (Centro) no soy socio, pero el otro día haciendo un recorrido para cambiarme de GYM, yo vestido …

Kirill Dowidoff totalmente desnudo, #FOTOS Las importantes medidas que lo hacen un grande

Tenemos la sensación de que verás mucho más de Kirill Dowidoff, aunque después de mirar estas fotos, hay muy poco de este semental ruso realmente oculto. Quien haya hablado con el modelo de 26 años, notará la delicada comprensión del inglés es casi que es tan entrañable como su ridículo cuerpo. Pero te dejaremos decidir.


Si quieres ver más de él te dejamos el enlace a un Instagram creado por sus fans y también las mejores imágenes que nos han provocado una poderosa erección.

¿Cuánto tiempo llevas modelando?

Kirill : Empecé a trabajar como modelo hace seis años



¿Cuál es tu comida favorita?

Kirill : Viajo mucho. Me gusta la buena comida sabrosa, potente. Se me le da preferencia a la carne y los mariscos, pero en general me gusta la comida rusa.



¿Cuál es la experiencia de modelado más extraña que hayas tenido?

Kirill : La experiencia más interesante en modelaje que he tenido es segura: cuando grabamos con los animales para ES Collection, el tigre era como un gato, tan dulce y gentil, pero no e…

Otra historia de amor. Cuando un hombre conoce a otro hombre

Por Ale Kleinebesty | Mi tía Angélica era de esas mujeres que en los '70 no solo practicaba yoga, sino que vivía en Mendoza en una chacra con desniveles y alfombras, leía con un grupo de mujeres modernas como ella, autores franceses e ingleses; tomaba tés raros, en hebras, sin importarle ser la comidilla de la sociedad mendocina. Se teñía el cabello de color "champaña". Se podría decir moderna, progresista y adelantada. En su hoja de vida, contaba con un matrimonio que declinó, según se cuenta, por el alcoholismo del que era su marido, y luego sostuvo una convivencia con un técnico de aire acondicionado 15 años menor -¡si como lo leen!-, situación que con lo exuberante y llamativo de su cuerpo, hacía una mezcla letal para una familia tradicional del interior, como la mía. Mi madre -decía de su cuñada- que había nacido adelantada para su época. De su boca solo salían cosas extravagantes -de mujer inconveniente- Según la mirada de sus contemporáneas. En el barrio donde viv…