El primer interrogante fue: ¿en serio? O sea, tiendo a fijarme en chicos con los cuales por lo general no tiendo a tener ningún tipo de relación más que idílica, hace años -aparte- que no hablaba con alguien vi y para aumentar el grado de adrenalina, el chico en cuestión tenía dos hijos de una antigua relación y hace tres se separó de su ex mujer y hoy, es pareja de otro chico, bueno, hace dos años ya. En ese momento odié a su novio porque es como a mi me gustan, pero ese es tópico para otra entrada.

En la vida hay de todo, eso es un hecho y a veces cuesta entender esa fauna que se encuentra fuera de nuestras puertas. Es más, muchas veces ni nosotros mismos nos conocemos y aún menos los otros, que esperar. Y me surgió una gran duda, ¿yo no seré bisexual también? Digo, porque nunca he descartado volver a estar con una mina y más de alguna vez, en la universidad, me he sentido atraído por alguna compañera o en el trabajo.
Recuerdo allá en la secundaria donde nació mi frustración hacia las mujeres. Me gustaron tres; la primera y la segunda estaban prendidas del que fue en esa época mi mejor amigo y la tercera, tenía novio (con él que hasta el día de hoy son pareja y tienen tres hijos) y teníamos “algo”, nunca supe muy bien. La cosa es que muchas de mis compañeras de secundaria me decían “¡ojalá Dios me libre de estar con un tipo como tu!”; un tipo como yo, ¿qué querrá decir eso? ¿tan feo soy? o sea, las minas están conmigo por qué no hay nada más? Para ese entonces ya sabía que me gustaban las niños y los chicos pero la balanza después de este lenguaje se fue inclinando hacia un lado.

Después en la universidad también novia con quién casi casi tuvimos relaciones sexuales; sus padres impidieron la consumación de amor en su más grande esplendor. Después de tamañas frustraciones decidí y aún sigo creyendo, que estar con hombres es muchísimo más fácil; el periodo de cortejo tiende a ser más cómodo, se manejan códigos en común que permiten una comunicación sexual más fluida, sé es directo a la hora de tener sexo y por lo general uno busca un partner complementario en sus gustos y en la cama. Pese a ello surge una gran incógnita y que surgió justo con una conversación en la semana con un amigo, ¿por qué afectivamente no me siento completo o realizado con otro hombre?¿será que busco algo distinto que hasta ahora no lo encuentro o será por la falta de mi déficit emocional? (por cierto, para usted lector, me confirmaron aparte del TLP un cuadro de bipolaridad en estudio, algo poco, la cosa es ir rellenando la cartilla de salud como quien juntan stickers) Y esa duda, sobre el sentirme satisfecho emocionalmente me causa mucho ruido. No puedo negar que el sexo con otro hombre es placentero, ambos sabemos como satisfacernos pero no me siento lleno, completo, complementado.

Muchos dirán que Dios creó al hombre y a la mujer y ese es el único vínculo que vale la pena, con lo cual estoy completamente en desacuerdo, porque las personas no se “hacen” homosexuales, sino que nacen con una predisposición genética o hereditaria con mayor prevalencia que otros -claro, en los tiempos del antiguo Israel o la Edad Media la genética no era una ciencia que se pensara- que con ciertos eventos en la vida temprana podría definir la sexualidad y por ende, quién es gay, hetero, bi, travesti, no se, lo que sea, la sexualidad hoy está aperturada a muchas “opciones”

¿Y si yo soy bisexual? Claro, lo mío es más complejo que esa simple pregunta, porque con todos mis ejes mi aceptación y mi desenvolvimiento social se torna caótico; de hecho el solo pensarlo ya me causa un poco de ansiedad. Soy malísimo a la hora de entrar a conversar con una mina, pero con un tipo me es fácil (en persona al menos) y como hacerlo para seducir, encontrar el punto justo, embarcarme en algo con una mina.

Prefiero no cerrar la puerta pero dudo mucho que esté muy abierta ante mi interrogante: ¿“seré Bisexual”?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here