Sin foto de cara… ¡NO CONTESTO!

La historia es que era domingo por la noche, la noche anterior fiestas por la zona, unos amigos y alguna que otra copa así que estaba yo en el sofá un poco “resacoso”. Entre anuncio y anuncio recibo un mensaje de un perfil vacío:

Ayer te vi de fiesta…

Como no conozco la voz del interlocutor me la imagino con voz de suspense, así como de terror…  Comienzo a pensar en la noche anterior… algunas partes están ligeramente borrosas pero recuerdo toda la noche perfectamente. Intento averiguar si en algún momento de la noche fui observado… ¿Fue en ese bar? ¿En el concierto? ¿Cuando volvía andando a casa en la oscuridad?

De repente empieza a embargarme una cierta paranoia, ¿por qué este tipo no da la cara? La luz del salón parpadea, el silencio se apodera de mi casa, oigo mi respiración y unos pasos en las escaleras del portal…  Como yo soy un chico valiente decido hacer lo que haría cualquiera que ha visto la peli ‘Scream’ y es decir : ¿Quien sos?

El tipo al final mandó su foto, cruzamos dos frases y nada más… … pero yo pienso: no se da cuenta la gente de lo espeluznante que es eso?

Hace unos meses me ocurrió algo mas desagradable, un tipo o debería decir mas bien un tiparraco, al que no había visto en mi vida, comenzó a mandarme mensajes. La verdad es que era feo como un padrastro lleno de pus así que en esa ocasión decidí no contestar. Ya se que habrá un sector grande de la población gay que me querrá matar por no contestar, pero seamos sinceros, en algún momento todos hemos dejado alguno sin contestar, por la razón que sea. A mi también me han dejado sin respuesta y la verdad es que jode pero, al fin y al cabo el silencio constituye una respuesta en sí. 

Volviendo al tema, decidí no contestarle, aparte de por que no me interesaba lo mas mínimo porque me dio un cierto mal rollo. Pues bien he aquí que el tipo se cabrea y comienza a increparme, me llama por mi nombre, sabe mi localidad, mi profesión… Y los utiliza, no se si como una especie de amenaza velada o solo para hacerme pasar un mal rato por mi desaire…

Amigos gays, queridos filetes de nalga, vivamos en paz… Algunos de nosotros decidimos poner foto en nuestro perfil porque no tenemos nada que esconder, porque queremos conocer gente que lleva su sexualidad con naturalidad como nosotros y porque confiamos en que el resto de la comunidad homosexual nos respetará si se cruza con nosotros por la calle y guardará un mínimo de discreción…

Cuando vos no pones foto en tu perfil, lo cual es respetable, jugas con la ventaja del anonimato pero no la uses para darnos ‘miedito’, para averiguar cosas de nosotros y soltárnoslas en plan “se quien eres”, “se lo que hiciste el verano pasado”; para señalarnos con el dedo por la calle y pelotudeces como esas…

Comprendé que nosotros jugamos con esa desventaja y no nos obligues a tener que pedirte una ‘foto de cara’ para poder entablar una conversación mas natural, no nos obligues a gastar el poquito espacio que tenemos para describirnos en poner la dichosa frase: ‘SIN FOTO NO CONTESTO’. 

Al fin y al cabo existe un protocolo que uno puede seguir o saltearlo también, se me ocurre esto en el final ya que tengo amigos que no ponen foto de cara, pero que tampoco persiguen como en Scary movie a sus presas, si alguno cae todo bien y si no también. Y créanme en quien estoy pensando para escribir esto garcha bastante.

Juan Cruz Pando

Joven argentino bien parado frente a la vida, novel estudiante de comunicación en UADE, cordobés en transito, buena gente, viviendo hace poco en Buenos Aires. Acá tengo que caminar más rápido pero me quiero vivir la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top