En algunas paginas de internet se pueden ver frases como las que siguen…

“Quiero ser tu putito sumiso”
“Que me marques por todos mis agujeros”
“Te doy el culo para que hagas lo que quieras”
“Rompémelo con esa pija…”
“Culo bancador…”
“…soy muy pasivo atractivo y sensual maduroyo con hermoso culo y boca…”

Todas frases ineludibles que nos remontan nuevamente al tema de los roles. Una de las primeras cosas que aprendemos los seres humanos varones es que “que te rompan el culo” es algo que degrada, que reduce, algo que no debe ocurrir. Y que el culo es fundamental en la constitución del actual sistema de sexo-género.

Ahora, para aquellos a los que les da bronca… temor… angustia hablar de activos y pasivos, repensemos el tema con una forma de construcción del género que podría ser pensada a partir del cuerpo penetrable o no penetrable.

El género no se definiría por los órganos genitales sino a partir de cuerpos que pueden ser o no penetrados. Particularmente, la identidad masculina se construye a través del binarismo penetrable / no penetrable. El cuerpo penetrable es considerado femenino. Cualquier cuerpo penetrable, independientemente de sus órganos genitales se convierten en femenino y de ahí derivan el desprecio y los ataques a las prácticas homosexuales y a todo lo relacionado con el afeminamiento. Hay una retrógrada idea circulante que asimila a la penetración con posesión, esto es poder y dominio del “activo” y desvalorización y desprecio del que recibe.

Entonces porque a algunos los enoja tanto el tema de activos y pasivos o penetrables y no penetrables? El penetrado es siempre el “otro”, al cual se le adhiere una serie de significaciones que varían a lo largo de la historia y que pueden estar ligadas al poder religioso, al estatus de ciudadanía, entre otras. En la Antigüa Grecia era una forma de vigilancia ligada a la clase social. Ser penetrado era propio de mujeres y de esclavos pero era impropio de ciudadanos varones.

Escribo esta nota prestando principal atención a los comentarios que se vierten en esta pagina filtrando especificamente la palabra “CULO”, una de las primeras cosas que noto es el alto nivel de homofobia, EN UNA PAGINA GAY!!

Tal vez por que el ano masculino ha sido definido en base a su función excretora: tan solo recipiente y cloaca de desperdicios, canal de circulación de mierda y sangre. Pero nunca como puente de lenguas, salivas, penes y hasta drogas. Esta idea del culo reafirma el poder del falo en la regulación y jerarquización de la sexualidad y de las relaciones sociales. Reivindicar el placer anal es luchar contra esa estructura y es la condición para desarrollar políticas sanitarias y políticas públicas que refuercen la autoestima para sacar al “PASIVO” de ese recurrente lugar que lo coloca en la situación más desprotegida, más vulnerable; EXPUESTA y más propensa a ser víctima de situaciones de violencia o a contraer enfermedades de transmisión sexual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here