Señales: Whatsapp de papel. Mensajes a través del cristal.

Hace un tiempo que vine del interior, vivo solo por la zona de Palermo, conseguí mi primer trabajo por Internet en mi pueblo, Riobamba, en el sur de la provincia de Córdoba, muy cerca de Laboulaye, que es la ciudad más conocida.

Llegue a esta gran Ciudad, promovido por la empresa y si bien al principio me sentí como perdido fui haciéndole frente a todo lo que en ella ocurre.

Tuve mis primeras salidas en la noche porteña, y recorrí muchos de los lugares que acá se nombran, la verdad es que en mi pueblo era muy tapado, y no se podía hacer nada a la vista de todos como acá. El reviente de Amerik, Toms, Lavalle vip y otros lugares que conocí no se compara con nada, pero tampoco es el tipo de vida que quería para mi.

Como decía más arriba empecé a trabajar en una multinacional en la zona del bajo y mi vida se fue volviendo muy rutinaria, mi casa, el laburo, la facu y otra vez a casa.

Pero un día estando en la oficina, medio nostálgico de las cosas de mi pueblo, noto que por una de las ventanas de la torre contigua había un chico que me miraba. Muy lindo pibe, trajeadito como yo, en otra oficina, otra empresa, como yo.

whatsapp-a-papel-jpg2
Todo ocurrió a través de una ventana.

Era de mi altura más o menos, pelo corto, rubiecito, hermoso!
Me escribe en una hoja oficio: ¿Cómo estas?

Automáticamente agarré una de la fotocopiadora y le puse: que bien, que era un gusto saludarlo, no le pedí celular ni whatsapp porque no quería cagarla, el me preguntaba cosas como:

  • Donde vivía
  • En que trabajaba,
  • Si tenía novia,
  • Auto,
  • Que cosas me gustaban…

Todo con el sistema del whatsapp a papel. Trataba de seguirle la corriente y le iba contestando a todo lo que el me ponía, a veces me hacía emoticones de sus caras, de su estado de ánimo etc. No quería perderlo.

Habremos estado así como mes y medio, hasta que un día yo estaba medio decidido a preguntarle si le iba tomar un café o algo, pero cuando estaba en eso, entra una persona a la oficina (supongo que un jefe) y sale.

Se venía ya la hora de salida y pensé que le iba a preguntar al otro día.

Al otro día no estaba y la oficina en la que el se encontraba estaba totalmente vacía. Como estamos en una época donde los despidos se dan fáciles, me dio un bajón padre que me tuvo mal, varios días.

Pero hace mes y medio estando en mi oficina, solo, abatido y laburando, alguien desde el edificio de enfrente me hacia reflejo con un vidrio, sobre la cara, me molestaba mal, hasta que miré y era Él pero en otra oficina en otra torre de la misma empresa, con un cartel que decía: ¡ME PROMOVIERON!

De la nada se me fue el miedo y le hice otro preguntando: ¿ME QUERES CONOCER?

Y él riendo, me hizo otro que decía: ¡PENSÉ QUE NUNCA IBAS A PROPONERLO!!

Los dos bajamos y nos encontramos en un jardín que queda en medio de las dos torres.

El iba con un cartel que decía: QUE BUENO CONOCERTE, ¿HABLAS LENGUAJE DE SEÑAS? SOY MUDO… ¿SEGUIMOS?

Hace un mes que salimos, hablamos mucho, -por señas- me está enseñando. Hacemos el amor a diario y quiero morirme a su lado.

Cuento esta historia porque me parece que hay veces que leo que estamos medio desesperanzados y bajamos la guardia o hacemos cosas que no queremos o no nos dejan nada, solo vacío.

Hay que saber leer las señales, que no están precisamente en Whatsapp. Fluyan, déjense llevar.

Augusto.

Columnas y artículos de lectores y profesionales en diversas áreas que colaboran con Dambiente.com para la difusión de notas sobre diversos temas del quehacer actual.
Podes enviarnos tu nota a contacto.dambiente@gmail.com o haciendo clic en el logo de correo inferior

7 Replies to “Señales: Whatsapp de papel. Mensajes a través del cristal.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top