El estigma del VIH sigue vivo décadas después de su existencia. Si en los 80 era sinónimo de muerte, hoy en día ya no es así, pero mucha gente sigue emperrada en hacernos creer que las personas con VIH son apestadas que no merecen compartir el mismo aire que las personas que no son seropositivas.

El chef Matt Basile ha reunido a 14 cocineros con el VIH en Toronto y ahora mismo les está entrenando para la gran apertura del restaurante, que tiene como objetivo cargarse los estigmas y evitar todas las mentiras como que compartir comida con una persona seropositiva puede resultar en un contagio del VIH. Es un mito que hoy en día persigue aún a las personas seropositivas y proyectos como este ayudan a visibilizar su situación, normalizarla y sobre todo a evitar las mentiras que rodean a las personas con VIH.

Casey House, un hospital con un servicio especial para personas con VIH, es la que ha puesto en marcha este proyecto para recordarnos que no, no te puedes contagiar el VIH por compartir toalla, bebida o cubertería. De momento solo abrirá dos días a modo de pop up y, por supuesto, las entradas ya están agotadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here