Sentís una primera oleada de tensión, todo se desmorona, empezas a conocer algunos hábitos y excentricidades del chico con el que estás saliendo, temas que nunca se trataron, gustos nunca antes revelados y que están ahora delante de vos como un espejo de SU VIDA PRIVADA.

Pornografía y algunos contactos del pasado, de cuando estaba solo, pero que te llevan a preguntar: ¿que hacen aún en su teléfono?

 

El que esté libre de culpa que entregue su teléfono desbloqueado para revisión!

 

¿Vos lo harías?

 

Efectivamente, cuando nos movemos en conjunto, hay que desconectar y relajarse. Tal vez vos no estés a la altura. Es que estamos complicados empezando a descubrir a aquél que duerme al otro lado de la cama, un combo con todas sus circunstancias. Ni siquiera la más sana, sólida y ordenada de las parejas. Todavía hay capas a desentrañar. Todos tenemos nuestros secretos y convicciones que no estamos muy dispuestos a hacer públicos.

Esta nota es un extracto. Leé aquí la nota completa

Hace unos años un paciente me cuenta apesadumbrado y angustiado que a su pareja le gustaba ver un único video donde había escenas de pedofilia, a mi paciente esto lo ponía en una situación muy incomoda. Enfrentado el tema con su pareja este le confiesa que nunca lo haría, pero que le llamaba la atención ver que el niño de la secuencia, lo hacia con gusto y que no parecía ser violado. Ya no era placentero el sexo.

La pornografía es pornografía. Podría haber un montón de razones por las que súbitamente un gay vea porno hetero. Tal vez los hombres están más calientes o sus tatuajes son menos trágicos. Tal vez se le ocurra un cambio al ver dos muñecos Ken retorciéndose en una cama de aire, gritando al unísono: “fuck yeah” una y otra y otra vez. Los caminos del deseo son misteriosos. Tal vez lo hacías.

Cuando uno está en pareja, la mejor manera de llegar a conocerse es revelarse a sí mismo viviendo en libertad cuales son tus gustos, eso te hará libre. En definitiva una pareja es una amalgama de dos personas, con todas sus circunstancias.

Tal vez venga bien una disculpa por revisar el historial del otro. Discutir los alcances y ver si pueden lograrlo juntos.

La pornografía no es tu enemiga; la desconfianza si. Hay que vivir y aceptar que estás recién empezando a conocer al hombre que amas y también puede haber otras cosas que se revelaran mas adelante.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here