Mi primera salida, luego de ser diagnosticado.

diagnosticadoCuando recién fui diagnosticado recuerdo que entre las muchas cosas que opté por cambiar, fue de casa. Me estaba volviendo un ermitaño en el piso que vivía, y todo, todo me recordaba a él, mi ex. Me mudé a un dpto. más chico que tenía mucho mas calor de hogar en un edificio donde también vivía un amigo, yo  vivía en el primero y el en el sexto piso, estábamos estratégicamente alejados y a la misma vez cerca.

Destino Sitges

La cosa es que un día subí para buscar una taza de algo… y me lo encuentro a él con otros amigos cambiándose para ir a Sitges, su casa era un aquelarre de locas haciendo la previa, tomando y tomando, con algunos de los chicos que caminaban semidesnudos preparándose para una noche que pintaba divertida.

Empezaron a insistir en que los acompañase, preguntandome si tenia un mejor plan y ahí recordé algunas palabras de mi psicólogo donde me instaba a que salga de a poco de mi zona de confort, al mismo momento me vi en retrospectiva en la misma situación y me acordé lo que me gustaba en otros tiempos ir a bailar.

Tanto insistieron y yo no soy de rogar que bajé y empecé a ver en mi ropero para sacar algo decente que ponerme.

Cuando llegamos al boliche nos dijeron que esa noche era barra libre… Cosa que cambió la avidez de mis amigos concurrentes, todos empezaron con frases como: “de acá me sacan en camilla”, “me voy a tomar todo”, “hasta el agua de los floreros no paro” y cosas por el estilo.

Tip de hidratación

Todos empezaron a hacer gala del conocimiento de tragos al pedir cada uno el más estrambótico, yo pedí un agua mineral, mi médico dice que por cada vaso de … vodka supongamos, hay que tomar 3 de agua para que el hígado funcione tranqui. La verdad no quería tomar alcohol. Hidratación es mi nombre.  

No fue ahí en el pedido de las copas, sino cuando llegaron que varios empezaron a preguntarme que era lo que había pedido, lo que estaba tomando, a eso le siguió un hostigamiento por que pidiera algo con alcohol, pero yo tenia una meta, primero 3 vasos de agua o gaseosa y luego el alcohol.

Al decir verdad algunos estaban tan en pedo que poco a poco cedieron en sus pedidos. La música estaba sonando, algunos ya no daban más y fue la primera vez en mucho tiempo que yo sentía que disfrutaba de la salida, porque antiguamente “en mi otra vida” yo también para esa hora estaba que me caía.
A la algarabía del primer momento, empezaron a aparecer las primeras arcadas y las súbitas huidas al baño, ¿se estaban divirtiendo?

Eshaaa baila sola

Los que podían comenzaron a bailar en su lugar, al poco tiempo buscaron alguien para bailar en pareja, y digo buscaron porque lo mejor de todo esto es que yo estaba sobrio y bailando solo (al más puro estilo DISCO), en otro momento me habría sentido tonto pero esta vez lo disfruté mucho, las miradas llegaban, y ahí me di cuenta que cuando uno no está preocupado por EL AFUERA, la cosa se va dando naturalmente, (algo que también me dice mi psicologo, que sostiene que tengo el traje de novio colgado tras la puerta), esto hace que los potenciales festejantes huyan despavoridos.  Ahora iba entendiendo. Estaba muy bien conmigo mismo!

Es de adultos cambiar sobre la marcha

En resumen me divertí mucho y baile como nunca, hubo contacto visual con dos o tres y me hizo sentir bien que aún puedo gustarle a alguien, no me atreví a llegar más allá porque ya sabía hacia donde iba todo esto; una noche de hotel y nada más (bueno eso creo), al menos así era mi experiencia cuando era un vampiro en la búsqueda de sexo rápido, Igual para que no piensen que estaba todo pautado, cambié un poco sobre la marcha, me tomé 3 vasos de vodka sumado a todas las gaseosas que había tomado, luego me tomé mi cóctel retroviral con una botella de cerveza para seguir tomando solo agua mineral.
Me empecé a purificar porque al otro día tenía que trabajar. Dio resultado porque me levanté de muy buen humor y me fui a trabajar, puedo decir que ha sido de las mejores noches que he tenido aunque sacrifiqué mis horas de sueño pero valieron la pena, claro está que no será cada fin de semana pero ya es hora de que me divierta y bueno gracias al diagnóstico ahora lo hago de manera sana entonces… ¡qué viva la joda!

 

Gabo Hunt

Analista de sistemas 43 años, vivo solo, duermo solo. Me apasiona trabajar en lo rural, pero vivo en la ciudad. Me gusta la lectura y cocinar, es casi una terapia para el agitado ritmo de vida que llevo. Emprendedor, ansioso y en ocasiones demasiado honesto, amante de los viajes, reparto mis días viviendo y soñando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top