Hoult Firth

Es imposible no quedar hipnotizado por la belleza cuando esta es extrema. Es por eso que la Naturaleza nos cautiva, porque sabe de viejo que un cielo impresionista de nubes y luces y colores cruzados, al ir aterrizando el día, nos hace querer quedarnos aquí para siempre. ‘Un hombre soltero’ es tan hermosa y tanto lo es a conciencia, que su hipnotismo, heredero de las composiciones simétricas kubrickianas, engancha sin poder evitarlo, así como sin poder evitarlo, muchos quedaron anclados en el encantamiento de las imágenes del debut cinematográfico del diseñador Tom Ford, cegándose por el envoltorio que acabó siendo la desdicha de una obra a menudo incomprendida.

De apabullante lirismo, no sólo visual, la película se benefició del talento de un actor sensacional, que brindó aquí todo lo que para algunos había permanecido antes en gran medida oculto, Colin Firth.

bach Isherwood

Antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Christopher Isherwooddecidió abandonar Inglaterra e instalarse en California. Tenía 48 años y el ex profesor y entonces escritor, se enamoró de Don Bachardy, 32 años más joven que él. Nadie apostaba un peso por aquella relación. Sin embargo, con todos sus altibajos, ambos permanecieron juntos hasta la muerte del primero, cuarenta años más tarde.

Basándose vagamente en su historia de amor con Bachardy, Isherwood escribió ‘A single man’, en donde el personaje de Don queda desdoblado en dos personajes, un joven amante, al que pierde trágicamente en accidente, y otro joven que “le pretende”, logrando lo inesperado, salvarle.

Tom Ford, estilista texano, quizás por la, en cierta manera, conexión, con su estable historia de amor con Richard Buckley, eligió el material de Isherwood como base para su meditado debut como cineasta.

Estamos en 1962 en la Ciudad de Los Angeles, John Kennedy reina en Camelot. Aún entonces, un profesor universitario podía comprarse una hermosa casa vanguardista, y así es como vive George Falconer (Colin Firth). Jim (MAtthew Goode), su pareja durante mucho tiempo, ha muerto recientemente en accidente de coche. George aún pasa a besar su cadáver en sueños. Es un triste hombre soltero, o viudo más bien. Un hombre solo.
Impecable en todos sus aspectos, desapasionado en todas sus apariencias, el profesor vive sumido desde entonces en una profunda depresión que va conduciéndole a la única acción que le dará sentido a su vida, quitándosela. En el día en que tiene previsto suicidarse, Falconer tendrá un encuentro fortuito con un chapero español, Carlos (Jon Kortajarena) que no necesitará acabar bajo las sábanas para ser, sin embargo, de una belleza sublime. Y compartirá cocktails, baile y risas amargas con su amiga mariliendre con quien comparte ambiciones frustradas, la hermosa Charley (Julianne Moore).

Un joven estudiante, sin embargo, Kenny Potter (Nicholas Hoult), inocentemente seductor de un profesor que ‘le pone’ por primera vez de verdad tras un apasionado discurso hasta entonces inaudito en el correctísimo Falcone, evitará un punto final en falso a su vida imperfecta, provocando, en su rol de precioso ángel de la guarda, una transición diferente.

Pocas veces he visto tanto mimo puesto en la consecución final de una película. Auténtica filigrana de la composición escénica, la luz, el sonido, el ritmo pero también el dolor y el sentimiento, ‘Un hombre soltero’ posee esa rara cualidad de impregnar los cinco sentidos y permanecer. Obra única de un esteta genial, el debut de Ford en el cine es el balance perfecto de los graves y agudos de la pena extrema por la ausencia más dolorosa y la muerte purificadora a los más tóxicos grilletes del pasado.

1 Comentario

  1. Una película como la describe el hermoso Diego de Alzaga. Una película que emociona y es un placer para los sentidos. Una obra poética. Absolutamente recomendable

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here