Los padecimientos de Hoy | “Falta de deseo sexual”

¿Porque no deseamos? A qué se debe la falta del deseo sexual. Desde el vueltero, hasta el histérico que tanto tiempo nos hace perder por padecer una neurosis histérica.

 

DISFUNCIÓN ERÉCTIL, EYACULACIÓN PRECOZ, VAGINISMO, ANORGASMIA FEMENINA, O MASCULINA Y FALTA DE DESEO: EN LA ARGENTINA NO ABUNDAN LOS ESPECIALISTAS EN SEXOLOGÍA CLÍNICA, LAS UNIVERSIDADES NO LA DICTAN COMO MATERIA O ESPECIALIZACIÓN Y LOS PROFESIONALES, NO SABIENDO A QUIÉN DERIVAR, SUELEN TRATAR SÍNTOMAS  COMO ENFERMEDADES EN SÍ MISMAS, PRODUCIÉNDOSE SOBREMEDICACIÓN DE PARTE DEL PROFESIONAL Y  AUTOMEDICACIÓN DE PARTE DE QUIEN NO CREE NECESARIO CONSULTAR.

falta-deseo2

La  Argentina es un país analfabeto en temas de sexualidad. En el desconocimiento se producen los mitos. Esto  puede  provocar la repetición de frustraciones que a su vez desencadenan  síntomas como disfunciones sexuales que  suelen  consultarse con  profesionales no especializados en  sexualidad y por tanto  interpretarse la punta del iceberg como iceberg completo.

El síntoma, encubre generalmente otro tipo de padecimientos no relacionados generalmente con la genitalidad.

Quien  hoy es llamado “vueltero”, por ejemplo,  a la hora de concretar un encuentro sexual, o simplemente “histérico”, no necesariamente pueda padecer y hacer padecer las características de una neurosis histérica.

Es posible que esa persona en realidad, sufra y haga sufrir su falta de deseo sexual acaso sin saberlo, falta de deseo que no es ni más ni menos que otra de las disfunciones sexuales a evaluar:

  • Ignorancia:

 

  1. a) El varón cree que el pene tiene vida propia o por el contrario, que por ser el único órgano visible y palpable, fuera del cuerpo, y solo por eso, puede manejarlo a voluntad. Existe una alteridad respecto del pene, se le llama “el amigo”, se le pone nombre y se lo percibe como con vida propia ajena al resto del organismo y con independencia del cuerpo, las emociones y los avatares espirituales.

Tratándose de un órgano, sería como pretender controlar el latido cardíaco (quiero que se pare, no quiero que se pare) Detrás de todo pene hay una persona que puede estar sufriendo y necesitar ayuda externa a la pareja.

 

  1. b) Se cree que con una erección, se está en condiciones de penetrar. Luego al perderse la erección durante el coito, empieza la frustración de ambos partenaires. Y el miedo a una próxima concreción echando la culpa al otro. Si bien la sexualidad masculina es diferente de la femenina, el varón también necesita de  la estimulación y sentirse deseado y cada individuo tiene sus tiempos, que es muy distinto de que esos tiempos sean eternos. Punto impreciso éste,  entre la sensibilidad del varón y la disfunción sexual como falta de deseo.

 

  1. C) Al no haber representación psíquica de vagina y solo haberla de falo (se trataría de tener o no tener y acaso no soportar la falta en el otro), todo agujero sería lo mismo para las sensaciones de muchos varones (mas apretado, menos apretado, más lubricado o no), cuando quien es penetrado o penetrada en realidad pone en juego sus órganos también. La sexualidad está conformada por un 80 % de ilusiones y fantasías, y en el caso del varón por un 20 % de imagen visual.

         2)   Exigencias y prejuicios:

Se espera que todo masculino pueda, satisfaga, provea y llegue a tiempo.

 3)   Humillación, discriminación:

Existe el gueto gerontofóbico (muchos creen que al llegar a los 40 terminó la etapa de seducir y de ligar), fobia a la intimidad,  fobia al compromiso,  fobia a la obesidad y un sinfín de conductas evitativas a partir de nuevos prejuicios que hacen que las personas vivan insatisfechas, se depriman,  renuncien  y padezcan disfunciones.

La sexualidad es lábil y emocionalmente dependiente, no lo olvidemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here