AMORES FUGACES: cuando somos eternamente adictos al próximo

Juan Cruz PandoSiempre que voy a bailar al lugar que sea alguno destaca entre la masa, siempre hay risas cómplices, miradas en la pista, en los claroscuros del boliche o vistas deliberadas en los baños…

Siempre me voy con alguno con el que terminaré pasando la noche, parte del día o lo que dé.

Como ejemplo miren lo que me esta pasando ahora, conocí en una pool party a un chico muy lindo de un pueblo vecino al mío en la provincia de Córdoba, pegamos onda enseguida, de ahí a las risas y todo lo que expliqué más arriba fue un segundo, el está en Buenos Aires porque viene a estudiar en una universidad que queda por Lujan, estamos juntos desde la semana pasada, pero hoy se termina todo, se va a Lujan para instalarse en un campus.

«Esta constante sensación de que nadie llega para quedarse. Somos adictos a los enamoramientos fugaces. Estamos enganchados a los vínculos instantáneos que destruimos en apenas unos días. A veces en apenas unas horas. Aunque lo que tengamos no esté mal, e incluso podría funcionar si le diéramos una mínima oportunidad de cuajar. Pero supongo que es demasiado excitante pensar en lo siguiente, en quién me está esperando ahí fuera y aún no conozco.»

Como si fuera brujo yo ya se lo que va  a pasar…

  • nos vamos a echar un ultimo polvo,
  • nos vamos a decir que nos gustamos,
  • nos vamos a sacar una selfie para Instagram
  • y después nos haremos promesas;
  • que nos vamos a escribir todos los días,
  • que él va a venir a Capital o,
  • que yo voy a ir a Luján que al fin y al cabo no estamos tan lejos.

Todo esto se lo prometeré con los dedos cruzados, en realidad lo que pasará es que nos escribiremos unos cuantos días y dejaremos de hacerlo, su mombre en la lista de mi whatsapp irá en picada. Los chats se irán perdiendo, que es la forma en la que la WP te dice que haz olvidado a alguien, y seguro que el año que viene por estas mismas fechas, si nos llegáramos a encontrar seremos dos perfectos desconocidos, capaz que el estará con su amigarche –quizá pareja- de 2019 y yo vaya a saber con quien estaré, yo ya soy un escéptico.

Es que la culpa no es de la distancia, ni de que no compartamos actividades comunes. Pasaría lo mismo si el viviera en CABA, esa continua constante de que nadie viene para quedarse, somos adictos a los enamoramientos fugaces, estamos enganchados a los vínculos instantáneos que destruimos en apenas unos días, a veces en apenas unas horas, aunque lo que tengamos no esté mal y le diéramos una chance si le diéramos una minima oportunidad de cuajar.

¡Pero es tan excitante pensar en el siguiente! Que no termino de eyacular y ya estoy pensando –NEXT!- en esa persona que aún no conozco.

Juan Cruz Pando

Joven argentino bien parado frente a la vida, novel estudiante de comunicación en UADE, cordobés en transito, buena gente, viviendo hace poco en Buenos Aires. Acá tengo que caminar más rápido pero me quiero vivir la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top