Adiós al PORNO GRATIS para TODOS

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) ha aniquilado la neutralidad en Internet en Estados Unidos y algunos sectores se llevan sus manos de la cabeza a la calculadora. Uno de ellos, el del porno, que podría ser uno de los grandes afectados de esta nueva política. En Mashable han alertado sobre los peligros para el negocio de los contenidos para adultos en la Red y no van desencaminados.

El gigante del porno PornHub ha sido uno de los líderes de la lucha contra el fin de la neutralidad en la Red. (Foto: Twitter de PornHub)

 

La cuestión está en que ahora, con el fin de la neutralidad en la Red, los proveedores de Internet (conocidos como ISPs por sus siglas en inglés) establecerán las reglas del juego. Una de las medidas que podrán tomar que no podían antes es la de establecer un acceso de segunda y otro de primera división en función de, por ejemplo, lo que se pague o de quién se sea. Dos aspectos que a veces van de la mano.

Por el momento, el porno constituye una gran parte de nuestro consumo en línea. El año pasado, los espectadores de Pornhub usaron solo 3.110 petabytes de ancho de banda. Y la gente no paga casi nada por eso.

Ya no habrá una ley que impida a estas ISPs establecer una ancho de banda, una velocidad distinta, según quién esté al otro lado. De esta manera el tráfico ya no será tratado de manera equitativa venga de donde venga como ocurría, si no que podrán establecerse distinciones. Para que se entienda, trasladándolo al mercado español y como lo explican en un amplio reportaje de eldiario.es, “la neutralidad de la Red es lo que garantiza que el ISP trate de la misma forma un contenido de Netflix que otro de Movistar+”. Esto ya no será así, no tendrá por qué ser así.

Y aquí es donde entra en juego el temor expresado por MashableActualmente una gran parte del tráfico online viene del porno, que consume un gran ancho de banda por el que se paga muy poco. Al poder establecer dos velocidades de navegación y abrir y cerrar el ancho de banda según de qué portal se trate, los proveedores podrían decidir que si se quiere consumir porno hay que pagar un peaje mayor. Algo a lo que no están acostumbrados sus consumidores.

De ahí que dos de los portales más famosos del panorama virtual de la oferta de contenidos para adultos, PornHub y YouPorn, hayan sido abanderados de los intentos fallidos por conservar la neutralidad en la Red.

Para hacerse una idea lo que puede significar si los proveedores decidiesen actuar como se temen en Mashable, no hay más que echar un vistazo a los últimos datos de consumo publicados por PornHub. A lo largo de 2016 registró un total de 23.000 millones de visitas, 64 de esos millones eran diarias y 44.000 visitas por minuto. Cifras estratosféricas que podrían verse reducidas considerablemente si para acceder a sus contenidos sus usuarios tuviesen que pagar más por obtener un ancho de banda mayor o si los proveedores decidiesen mermar la velocidad.

La derogación de la neutralidad en la Red afectará principalmente a EEUU, que es donde se ha producido –en Europa se rigen por otras directrices– pero está claro que el resto del mundo se verá afectado en mayor o menor medida a corto o largo plazo. Volviendo al porno. Desde PornHub publicaban que la mayor parte de su tráfico proviene de Estados Unidos.

Muchos de los 91.980.225.000 vídeos que se vieron a lo largo de 2016 lo hicieron después de que alguien le diese al play desde el país de las barras y estrellas. Para un portal que acumula visionados por un tiempo de 524.375 años en solo 12 meses, la caída de la neutralidad puede ser un duro golpe. Para el portal, pero también para sus millones de usuarios.

Ya lo decía aquel musical de Broadway, Avenue Q, que se hizo viral hace unos años: Internet is for porn (Internet es para el porno).

Lautaro Anchorena

Periodista, fotógrafo y argonauta de la vida, editor técnico de este sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top