Acuerdos de pareja: fidelidad y exclusividad sexual.

Un sabio solía decir que los seres humanos queremos encontrar absolutamente todo lo que buscamos en una sola persona. A nuestra pareja le exigimos amor, pasión, comprensión, un excelente sexo y además, y que sea un buen padre o una buena madre. Pero, ¿realmente ese alguien reúne todos nuestros rigurosos requisitos?

Vivimos pensando que el “amor” es igual a fidelidad, que tu pareja es tuya y de nadie más. Y entonces, una relación nos recuerda quizá más a un contrato, a una especie de deber u obligación que a dos compañeros que deciden construir un mundo de vida juntos.

Sin embargo, en términos generales, la fidelidad se trata del cumplimiento de un acuerdo, la lealtad a una promesa realizada; de la fidelidad se derivan responsabilidades que no deberían ser incumplidas por ninguna de las partes.

Pero (respondan honestamente a esta pregunta):

Si, estando en una relación de pareja, tuviéramos garantías de no ser descubiertos, si no tuviéramos que dar nunca una explicación ¿desearíamos una vida sexual más variada?

Sea cual sea que haya sido tu respuesta, la fidelidad y la exclusividad son un acuerdo, pero no son lo mismo. Una vida de pareja ha de ser capaz de expresar lo propio de las relaciones amorosas: mutualidad, fortaleza, unicidad e igualdad, pero lo que podemos o no hacer en relación a lo erótico y lo sexual, se define dependiendo del contrato amoroso que establezcamos.

infidelidad sexual

Podemos concebir una relación fiel en la que se den relaciones extraconyugales y una relación infiel en la que estas no existan. No obstante, resulta sumamente complicado imaginar las renuncias y represiones que a veces conlleva la vida monógama aunada a la pérdida del deseo que lo extremadamente doméstico y cerrado detona en la vida de la pareja.

Estos modelos de lo narrativo amoroso, que no son más que paradigmas que la sociedad a creado de generación en generación, no son fáciles de pactar, ni mucho menos de sobrellevar. Peor aún, a mayor inmadurez personal, menos autonomía; más intensa es la sensación de miedo y humillación a ser descubierto.

¿A qué le estamos siendo fieles? Tal vez esta sea una cuestión que debas responder estando solo. Quizá le estemos exigiendo de más a alguien que no puede darnos todo lo que deseamos. No toda infidelidad implica necesariamente una falta al compromiso sexual.

Gabo Hunt

Analista de sistemas 43 años, vivo solo, duermo solo. Me apasiona trabajar en lo rural, pero vivo en la ciudad. Me gusta la lectura y cocinar, es casi una terapia para el agitado ritmo de vida que llevo. Emprendedor, ansioso y en ocasiones demasiado honesto, amante de los viajes, reparto mis días viviendo y soñando.

One Reply to “Acuerdos de pareja: fidelidad y exclusividad sexual.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top